Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Shell recortará aún más sus inversiones y espera mayores sinergias por la compra de BG

La petrolera anglo holandesa Royal Dutch Shell ha revisado un 28% al alza su expectativa de sinergias por la adquisición el año pasado de la gasista británica BG Group, hasta 4.500 millones de dólares (3.982 millones de euros), mientras que ha vuelto a recortar su previsión de inversiones para este año, hasta 29.000 millones de dólares (25.664 millones de euros), un 12% menos de lo calculado anteriormente por la multinacional.
En una presentación para inversores, el consejero delegado de Shell, Ben van Beurden, indicó que la compañía ha revisado al alza su previsión de sinergias, hasta 4.500 millones de dólares (3.982 millones de euros), frente a los 3.500 millones de dólares (3.097 millones de euros) estimados previamente.
"Esperamos alcanzar y superar el compromiso de 3.500 millones de dólares en sinergias antes de lo estimado, en 2017, cuando las sinergias deberían alcanzar los 4.000 millones de dólares", apuntó Van Beurden.
Asimismo, la petrolera indicó que sus inversiones de capital oscilarán entre 25.000 y 30.000 millones de dólares anuales (22.124 y 26.548 millones de euros) hasta 2020.
En el caso de 2016, la compañía prevé que estas inversiones sumarán 29.000 millones de dólares (25.664 millones de euros), una cifra un 35% inferior a la inversión pro forma de Shell y BG en 2014 y un 12% por debajo de la cifra anunciada el pasado mes de enero.
"En el entorno de bajos precios del petróleo que prevalece continuaremos rebajando el gasto hacia la parte baja de este rango o incluso más abajo si fuera necesario", declaró el consejero delegado de Shell, subrayando que en caso de subida del precio del crudo la compañía limitará su inversión al máximo del rango estimado.
Por otro lado, la petrolera ha puesto en marcha programas para la reducción de sus costes operativos con el objetivo de recortarlos un 20% a finales de 2016 en comparación con el nivel pro forma de Shell y BG en 2014.
Asimismo, Shell tiene previsto desprenderse de activos valorados en 30.000 millones de dólares (26.548 millones de euros) entre 2016 y 2018.
"Veo importantes oportunidades para Shell por los cambios sustanciales y duraderos que se están produciendo en la industria energética", añadió Ben van Beurden.