Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sindicatos y contratistas de Telefónica logran un acuerdo para acabar con la subcontratación y la precariedad

CCOO de Industria, MCA-UGT y las diez empresas contratistas que instalan telefonía para Telefónica Movistar han firmado esta mañana un acuerdo que permitirá acabar con la subcontratación en cadena de los técnicos que hacen el montaje y el mantenimiento de las instalaciones y redes de telefonía y telecomunicaciones de la operadora, así como con la precariedad de las condiciones laborales.
CCOO remarca que este acuerdo pone fin a la creciente precarización que suponía la concatenación de subcontratación de trabajadores en diferentes empresas y con personal autónomo en una relación contractual "fraudulenta, que había llegado a unos límites intolerables y que generó un importante conflicto laboral en los últimos meses".
"Limitar la subcontratación permitirá dar más estabilidad al empleo del sector y hacer cumplir las condiciones reguladas en los convenios de las empresas y del metal de cada uno de los territorios del Estado", añade el sindicato.
Asimismo, la formación agrega que el texto supone un avance en el desarrollo de los acuerdos que se firmaron el pasado 5 de mayo para regular el sector y da respuesta a las principales reivindicaciones de los trabajadores.
En esta línea, el secretario de Negociación Colectiva y Salud Laboral de MCA-UGT, Jesús Ordoñez recuerda que el acuerdo de mayor permitió la desconvocatoria de la huelga que los trabajadores de dichas empresas mantenían en aquellas fechas y "continúa dando sus frutos y avanzando en la regulación del sector".
"Las negociaciones que se han seguido manteniendo desde entonces por parte de ambos sindicatos con la patronal, con Telefónica, y con las empresas firmantes, siguen contribuyendo a regular un sector que estaba muy desregulado, con la intención de seguir avanzando hasta cubrir todos los vacíos que aún quedan en la protección de dichos trabajadores", añadió Ordóñez.
REGULACIÓN CLARA.
El acuerdo suscrito supone una "regulación clara" del trabajo en fines de semana y festivos y establece la compensación horaria y la retribución adicional correspondiente, así como la limitación de la jornada laboral anual de acuerdo con lo que establecen los convenios provinciales del metal.
En concreto, han acordado que se deben dar las garantías para poder abordar el 25% de la actividad realizada en una jornada ordinaria, atendiendo a las características de cada provincia. Para cubrir este servicio se ofrecerá en primer término la opción de voluntariedad al conjunto de los trabajadores y, en su defecto, se cubrirán los turnos oportunos teniendo en cuenta la limitación de jornada anual.
Con el fin de que se produzca un reparto equitativo de los trabajos de mantenimiento que se pudieran realizar en fin de semana y/o festivos, se establecerá un sistema de orden de llamada rotativo entre los trabajadores del sector.
Cada turno de trabajo (ocho horas) en jornada extraordinaria tendrá un plus económico de 65 euros, más un día libre de la compensación por la jornada extraordinaria de trabajo realizada. Estos días serán elegidos por el trabajador con una antelación y comunicación a la empresa de 15 días naturales antes de la fecha de disfrute, teniendo que ser disfrutadas en los tres meses siguientes a su realización.
Asimismo, el texto contemple que allí donde hubiera un acuerdo sobre esta materia, se respetará y seguirá siendo de aplicación la condición más beneficiosa.
En materia de prevención de riesgos laborales, el texto prevé la constitución de una comisión que analizará la siniestralidad laboral en el sector y estudiará las necesidades formativas que se requieren para dar respuesta a esta problemática.
Otro de los puntos destacados del acuerdo es que concreta y marca en el calendario las medidas para acabar con la práctica de la subcontratación con el fin de que a partir de ahora las empresas contratistas no puedan subcontratar a otras empresas o trabajadores autónomos para realizar este trabajo.
Para implementar este cambio, se establece un periodo de transición hasta diciembre de 2016, fecha a partir de la cual no se podrán subcontratar nuevos contratos. Además, se marca 2018 como horizonte para conseguir el objetivo de que la contratista principal alcance la cifra de recursos propios del 70% (actualmente está en el entorno del 30%), incrementando progresivamente las plantillas estructurales.
La idea ahora es trasladar estos acuerdos al Acuerdo Estatal del Sector del Metal para permitir que se pueda hacer una aplicación similar en el resto de operadores de telefonía.