Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sólo un 5% de los inversores apuesta por el fin del euro, según Fitch

El 21% espera la salida de Grecia y algún otro país, frente al 33% que confía en que la eurozona avance hacia la unión fiscal
Apenas un 5% de los inversores europeos en renta fija da crédito a la posibilidad de que la actual crisis suponga el final del euro, mientras que un 21% apuesta por la salida de Grecia de la eurozona "y posiblemente de uno o dos países más", según reflejan los resultados de la última encuesta trimestral elaborada por la agencia de calificación Fitch.
La consulta, realizada del 2 de julio al 2 de agosto entre gestores de fondos de renta fija por valor agregado de 7,2 billones de dólares (5,8 billones de euros), demuestra que, a pesar de las dificultades, la inmensa mayoría coincide con el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, en el carácter "irreversible" del euro.
De hecho, apenas un 5% de los inversores encuestados espera que la crisis desemboque en la desintegración de la eurozona, mientras que un 9% considera que se registrarán múltiples quiebras soberanas, pero que estas no significarán la ruptura de la zona euro.
Asimismo, un 21% de los consultados apuesta por que Grecia "y posiblemente uno o dos países más" saldrán de la unión monetaria, mientras que un 33% confía en que se avanzará hacia la unión fiscal y el 31% prevé que la eurozona "saldrá del paso".
"Fitch cree que la ruptura total y la desaparición del euro es altamente improbable, tanto por los enormes costes como por el fuerte compromiso político respecto a la Unión Económica y Monetaria", señala la agencia, que recuerda que los resultados de esta encuesta prácticamente coinciden con los de la consulta de octubre de 2011, lo que reflejaría que, a pesar de la volatilidad, los inversores no han perdido su fe en la eurozona.
No obstante, la calificadora de riesgos advierte de que "la severidad de la crisis soberana ha demostrado la necesidad de acometer reformas fundamentales, enfocadas a una unión más profunda a nivel fiscal, político y financiero, para hacer viable la Unión Monetaria", algunas de las cuales se incluyen en el pacto de disciplina fiscal.
Así, Fitch señala que su escenario base contempla la introducción de medidas adicionales, que incluirían cierta dilución de la soberanía fiscal de los países miembros y, potencialmente, alguna clase de mutualización de la deuda soberana, así como la mejora de la supervisión e intervención financiera a nivel paneuropeo.