Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sólo los políticos creen que la economía española mejorará en 2010

Los políticos son los únicos que creen de forma mayoritaria que la economia española mejorará el próximo año, según una encuesta realizada por Ipsos.
El estudio se ha realizado a más de 250 políticos, periodistas, académicos, directivos y analistas, que, en mayor o menor medida, sí coinciden en que lo peor de la crisis ha pasado ya.
De entre todos ellos destaca el optimismo de los políticos, que en un 91% opinan que la economía española mejorará el próximo año. No comparten ese mismo optimismo el resto de sectores consultados. En concreto, sólo confían en esa mejoría el 34% de los periodistas, el 31% de directivos, el 23% de analistas y el 20% de académicos. Estos dos últimos grupos, además, creen en un 47% y en un 43%, respectivamente, que la situación empeorará.
Intervención del Gobierno
Por otra parte, el 62% del total de encuestados coinciden en afirmar que una mayor intervención del Gobierno en la economía aceleraría su recuperación frente a un 8% que considera que sería perjudicial. El 25% opina que el efecto sería nulo, y el 5% asegura no tener una opinión formada al respecto.
La crisis es, para el 30% de los encuestados, el primer gran problema al que deben hacer frente las grandes empresas, seguido por la escasez de demanda en el mercado (27%), los problemas de financiación (22%), la falta de competitividad (21%) y la gestión de los empleados (19%).
Respecto a la situación de las grandes empresas españolas en 2010, los políticos vuelven a ser los más positivos, ya que el 82% considera que mejorará, frente a los analistas, de los que el 27% opina igual. Por su parte, y en este sentido, el 46% de los periodistas, el 42% de los directivos y el 27% de los académicos prevén una mejora.