Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sordo (CC.OO.) pide a CEOE cesiones en la banda salarial ante su rechazo a la cláusula de revisión

La patronal considera "inasumible" este instrumento y CC.OO. responde que debe incluirse en los convenios aunque no llegue a activarse
El presidente de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme) y vicepresidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha afirmado que la cláusula de revisión salarial que piden los sindicatos para la negociación colectiva "no tiene ningún sentido", mientras que el secretario general de CC.OO., Unai Sordo, ha insistido en que, sin cláusula, los empresarios deben ceder en la banda salarial.
Así lo han señalado ambos representantes en un encuentro con los medios tras el desayuno que Fórum Europa ha organizado con el líder sindical, donde Garamendi ha dejado claro que la cláusula es "inasumible" porque las empresas, con todos los costes que ya tienen que pagar, no pueden asumir otro más y además sin haberlo previsto a principios de año.
"La cláusula de revisión es un concepto antiguo que no tiene sentido en el mundo actual", ha recalcado Garamendi, que también ha hecho hincapié en que el pacto salarial "va progresando adecuadamente", ya que se están acercando sindicatos y empresarios, y en que la oferta de la patronal es "seria y responsable".
Ante esto, Sordo ha dejado claro que la insistencia de las organizaciones sindicales para incluir una cláusula de revisión salarial, que se activaría si el IPC supera el 2% a finales de año para evitar la pérdida de poder adquisitivo, tiene por objetivo impedir que los salarios más bajos no tengan garantías.
Sordo ha insistido en que "cuando se pacta una banda salarial" una parte de los convenios colectivos pueden ir a la banda baja del incremento salarial. En general, estos convenios son los "más debilitados, donde la presencia sindical es menor y hay una mayor precariedad y donde los sueldos son más bajos".
Son los colectivos más precarios los que pueden seguir perdiendo poder adquisitivo y, por tanto, según Sordo, aunque la cláusula de revisión salarial no opere en 2017, porque la inflación "previsiblemente" no se disparará hasta el 2%, es necesaria incluirla por si en el futuro sí que se da este escenario.
"En el futuro puede pasar que los salarios más bajos cada vez pierdan más poder adquisitivo", ha añadido, tras afirmar que "antes o después se producirá un repunte de la inflación".
GARAMENDI: "UNA LÍNEA ROJA QUE NO ES NECESARIA"
Por su parte, Garamendi ha recordado que las organizaciones empresariales están "haciendo un planteamiento de hasta un 2,5% de crecimiento de los salarios, cuando conocemos y sabemos que la inflación va a estar en el orden del 1,5% ó del 1,6%", ha añadido el presidente de Cepyme.
También ha afirmado que "no entiende muy bien que se pongan líneas rojas en temas que este año no son necesarios" y más cuando las recomendaciones básicas no se utilizan "prácticamente" en el 20% de los convenios. Así, ha apuntado que "al final de año se verá que es así".
Sin embargo, Sordo ha destacado que lo que los sindicatos quieren es que el repunte de la inflación, que se puede provocar a futuro, "no lo vuelvan a pagar los salarios más bajos, que necesitan incrementarse de una forma importante".
"Las cláusulas de garantía, los salarios mínimos y los salarios mínimos de convenios son conceptos que en los próximos años hay que incorporar a la negociación colectiva para evitar esta creciente dualidad y desigualdad salarial que se está dando en España y que está llevando a un montón de gente a que, pese a tener trabajo, no estén fuera de los niveles de pobreza relativa", ha añadido.
No obstante, el presidente de la pequeña y mediana empresa ha asegurado que tanto CEOE como Cepyme están "abiertos" al diálogo y que la mesa sigue trabajando. En esta línea, ha recordado que los convenios para este año se están firmando en torno el 1,3% y ha insistido en que su oferta es de subir los salarios hasta un 2,5% por un lado, pese a saber que la inflación rondará el 1,6%.
También ha indicado que el acuerdo debe materializarse antes de que acabe el mes de julio. "Creo que la capacidad de negociación ha quedado siempre demostrada, confío también en la otra parte, porque son gente bastante razonable", ha añadido, tras afirmar que no cree que hoy se tenga "ninguna noticia en este aspecto".
Sordo cree que "todas las piezas pueden moverse" y que si no hay cláusula de revisión se deberán mover las bandas salariales, que actualmente se sitúan entre el 1,5% y el 2% (más medio punto adicional vinculado a la productividad) en el caso de la patronal, y en entre el 1,8% y el 3% por parte de los sindicatos.
"La banda baja del salario debe garantizar que no va a haber una pérdida de poder adquisitivo", ha añadido, tras afirmar que "hasta que no esté todo pactado no hay nada pactado" e insistir en que "una pieza en sí no rompe el acuerdo, pero evidentemente si una pieza se cae de la mesa las otras también se tienen que mover".