Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La esposa de Sousa (Pescanova) aclara que fue ella quien canceló la transferencia a Hong Kong

María Rosario Andrade, la esposa del expresidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, ha aclarado este jueves que fue ella quien canceló la transferencia de cuatro millones de euros desde un banco de Portugal a una entidad con sede en Hong Kong antes de que fuera paralizada por la policía económica lusa.
En la declaración ante el titular del juzgado de instrucción número cinco, la mujer de Fernández Sousa ha asegurado que fue a petición de su empresa, Quinta do Sobreiro, la cancelación voluntaria de la transferencia del dinero desde una cuenta de dicha firma, en Portugal, a otra cuenta en Hong Kong, también de esta sociedad, según han informado a Europa Press en fuentes jurídicas.
A preguntas del fiscal, ha detallado que la transferencia fue anulada el viernes 30 de agosto a las 10.00 de la mañana, mientras que la orden de bloqueo de la cuenta no llegó hasta la sucursal de Banif en la localidad portuguesa de Valenca do Miño hasta tres días después, el lunes 2 de septiembre.
Fue también ese día cuando el banco notificó a la interesada la orden de bloqueo de la policía portuguesa, según han explicado las mismas fuentes, que han asegurado que esta cronología de los hechos está ratificada en la solicitud, remitida por correo electrónico desde la empresa al banco, correo electrónico que obra en poder de la fiscalía.
POR RAZONES DE RENTABILIDAD.
Durante su declaración, la mujer de Fernández Sousa ha explicado que los fondos "nunca fueron transferidos y nunca salieron hacia Hong Kong", donde se ofrecían entonces intereses superiores al 12%, mientras que en España rondaban el 2%. La razón de cancelar la transferencia, según las mismas fuentes, es que la entidad financiera de la colonia británica advirtió de que este depósito era a largo plazo y no se podía retornar a España durante más de un año.
El juez Pablo Ruz había citado este jueves en calidad de imputada a Rosario Andrade por intentar transferir cuatro millones de euros desde un banco de Portugal a una entidad con sede en Hong Kong.
El juez ha tomado declaración a la mujer de Fernández de Sousa por si los hechos a ella imputados fuesen constitutivos de los presuntos delitos de alzamiento de bienes y/o blanqueo de capitales.
La Audiencia Nacional ordenó en septiembre de 2013 bloquear una cuenta bancaria abierta en Portugal a nombre de una sociedad del ex presidente de Pescanova desde la que su mujer intentó mover cuatro millones de euros a China.
Este movimiento se produjo tan solo unos días después de que el juez admitiera las querellas y le impusiera una fianza millonaria por el falseamiento de cuentas de la compañía que condujo a varios inversores a la compra de acciones.
La Policía Judicial puso en conocimiento del Juzgado Central de Instrucción número 5 la comunicación efectuada por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de Portugal informando de que había procedido al bloqueo 'de facto' de una transacción por importe de 5,2 millones de dólares -unos 4 millones de euros-- ordenada por Rosario Andrade a otra cuenta de la que era titular en un banco de China.
Andrade abrió el 29 de mayo una cuenta bancaria en Portugal a nombre de la sociedad Quinta do Sobreiro, de la que es administrador único Sousa, seis días después de la admisión de las querellas. El 26 de agosto el depósito recibió 4 millones transferidos por dicha sociedad y, dos días después, acogió 236.000 euros desde Kiwi España, que también tiene como administrador único al querellado.
A continuación, los investigadores detectaron que se ordenó una transferencia por valor de 5,2 millones de dólares con cargo a esta misma cuenta. Unos días antes, la Audiencia había también impuesto un fianza de 178,8 millones a Fernández de Sousa y de 69,4 millones sobre cada una de sus sociedades, Sociedad Gallega de Importación de Carbones y Sociedad Anónima de Desarrollo y Control.