Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Techint amenaza con demandar a Venezuela por la nacionalización de sus filiales

Techint demandará a Venezuela si no se le paga una compensación satisfactoria por la nacionalización de las siderúrgicas Tavsa y Matesi, en las que tiene mayoría accionarial, y Comsigua, donde es socio minoritario, dijeron fuentes del grupo argentino citadas hoy por el diario Clarín.
Los próximos pasos de Techint serán revisar que se cumplan los acuerdos de protección de inversiones vigentes entre Argentina y Venezuela, indicó Daniel Novegil, presidente ejecutivo de Ternium, el consorcio siderúrgico controlado por la firma argentina.
Tales convenios "establecen que los activos deben ser valorados de acuerdo al precio de mercado", subrayó en referencia a la compensación que espera el grupo argentino.
Novegil advirtió que si no se cumplieran esos requisitos, Techint demandará a Venezuela ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones, el tribunal arbitral del Banco Mundial.
El presidente venezolano, Hugo Chávez, ordenó la semana pasada la nacionalización de un grupo de empresas siderúrgicas vinculadas al sector petrolero, entre ellas Tavsa, Matesi y Complejo Siderúrgico Guayana (Comsigua).
Chávez nacionalizó en 2008 la Siderúrgica del Orinoco (Sidor), controlada por el grupo Techint, que por ello cobrará un total de 1.970 millones de dólares pactados por las partes en largas negociaciones en las que intervino el Gobierno argentino, según las autoridades.
Las patronales de Argentina han reclamado al Gobierno que revise la aprobación parlamentaria del ingreso de Venezuela como socio pleno del Mercosur en represalia por las acciones contra Techint.
El gobierno de Cristina Fernández respondió que respeta las "decisiones soberanas" de otros países y se comprometió a mediar para que Techint cobre "un precio justo" por las nuevas nacionalizaciones.
"He vivido en Venezuela y conozco el proyecto del presidente Chávez. Esta vez me sorprendió. Creo que la decisión es irreversible", comentó el directivo de Ternium, el mayor fabricante de aceros de América Latina, cuya sede societaria está en Luxemburgo.
"Por eso Venezuela no puede ser parte del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) ya que integración implica flujo de inversiones. Lo que está haciendo Venezuela va en contra de ese espíritu", agregó.
Novegil remarcó que Techint "no compra empresas para venderlas" ya que el grupo argentino "no es una concesionaria de empresas" sino que sus inversiones son "activos estratégicos" y apuntan a "agregar valor y desarrollo".
"Eso no se paga con una indemnización", opinó el empresario.
La prensa difundió el martes una conversación privada en la que Chávez le decía a su colega brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, que lleva adelante una política de nacionalizaciones de empresas "menos las brasileñas", lo cual fue motivo de que la presidenta Fernández le pidiera explicaciones al mandatario venezolano.
El ministro argentino del Interior, Florencio Randazzo, dijo el miércoles que el Gobierno de Fernández está "conforme" con las explicaciones que dio Chávez ese mismo día por medio de un comunicado que "dejó todo claro".
Randazzo aludió así a un comunicado en el que la Cancillería venezolana asegura que los dichos de Chávez eran en broma y que hubo un intento de "manipulación" de la conversación que mantuvo con Lula en la ciudad brasileña de Salvador de Bahía, donde se reunieron los dos mandatarios, el martes pasado.