Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tecnocom premiará a sus directivos con acciones si se cumplen los objetivos del Plan Horizonte 2018

Los trabajadores podrán recibir de forma voluntaria hasta 12.000 euros de su sueldo en acciones durante los próximos años
Tecnocom ha aprobado un plan de incentivos para ciertos directivos de la compañía, incluido el consejero delegado, según el cual podrán recibir en conjunto más 1,21 millones de acciones si se cumplen algunos objetivos concretos de Ebitda o cifra de negocios marcados en su Plan Horizonte 2018.
En un comunicado a la Comisión Nacional de Mercado de Valores (CNMV), Tecnocom explica que este plan tiene por objetivo alcanzar "el máximo grado de motivación y fidelización de sus beneficiarios", alineando sus intereses con el valor a medio y largo plazo de la compañía.
El periodo de medición del plan comenzará el 1 de enero de 2016 y finalizará el 31 de diciembre de 2018, mientras que la fecha de liquidación del mismo será el décimo día hábil siguiente a la aprobación de las cuentas anuales consolidadas del grupo Tecnocom del ejercicio 2018 por parte de la junta general de accionistas.
La retribución está sujeta a que se logre alguno de estos dos objetivos: que se alcance en 2018 una cifra de negocios neta consolidada igual o superior a 520 millones de euros y un Ebitda consolidado igual o superior a 41,6 millones de euros, o que la suma de los Ebitdas consolidados de los ejercicios 2016, 2017 y 2018 sea igual o superior a 93,5 millones de euros.
El número máximo de acciones que se entregarán al conjunto de los beneficiarios es 950.003 titulos más las hasta 266.667 que corresponderían al consejero delegado, que en su caso quedarán sometidas a la aprobación de la junta general de accionistas.
En todo caso, la empresa detraerá de los títulos a entregar a los beneficiarios el número de acciones necesarias para que, con el resultado de su venta, cuando se produzca la liquidación, la sociedad realice el correspondiente ingreso a cuenta del IRPF que, en todo caso, será a cargo de los beneficiarios.
Los beneficiarios deberán permanecer en Tecnocom o en su grupo de sociedades hasta la fecha de liquidación, salvo en circunstancias especiales, tales como fallecimiento, incapacidad permanente, total o absoluta, gran invalidez, jubilación u otras circunstancias similares establecidas en el reglamento.
Además, estarán obligados a no disponer de las acciones y a no permitir que sobre las mismas recaigan cargas ni derechos de terceros durante los seis meses siguientes a la fecha de liquidación para el 50% de las acciones que le correspondan y durante los doce meses siguientes para la otra mitad. Una vez transcurridos dichos periodos, las acciones serán libremente disponibles.
Por otro lado, el consejo de administración está autorizado a liquidar de forma anticipada este plan, con la consiguiente adaptación de los objetivos mencionados, en supuestos como la toma o el cambio de control en la compañía o una operación societaria que, en su opinión,
haga razonable esta medida.
PLAN PARA EL EMPLEADOS.
De forma paralela, el consejo de administración de Tecnocom también ha acordado el establecimiento de un plan de participación en el capital para empleados a través del cual una parte de su retribución anual puede ser abonada, a elección del trabajador, en acciones de la sociedad, hasta un importe de 12.000 euros anuales por persona y año.
Con este sistema, Tenocom pretende reforzar la identificación de los empleados con el proyecto del grupo, haciéndoles partícipes de la creación de valor para sus accionistas, fomentando la continuidad y la permanencia de los empleados en la compañía.
Este sistema se podrá aplicar a las retribuciones correspondientes a los ejercicios 2016, 2017 y 2018 y serán beneficiarios todos los trabajadores con residencia fiscal en España. La empresa descontará el valor de las acciones entregadas de las retribuciones mensuales del ejercicio en curso, de forma prorrateada.
La cuantía máxima anual de las acciones a percibir por cada beneficiario es la que resulte de dividir 12.000 euros por el precio de cierre de la acción en la fecha de la entrega, aunque la firma no estará obligada a entregar más de 400.000 acciones al año.
En caso de que las solicitudes de los empleados superen esta cifra máxima anual, las acciones a entregar a cada uno de los beneficiarios se determinarán aplicando una regla de prorrateo.