Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Telefónica mantiene los objetivos financieros y el dividendo pese a prohibir la UE la venta de O2 a Hutchison

Telefónica ha ratificado su intención de mantener los objetivos financieros, el ratio de apalancamiento y la política de dividendos propuesta pese al revés sufrido al prohibir la Comisión Europea la venta de su filial británica O2 al Grupo Hutchison Whampoa, informó la operadora a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
Telefónica ha ratificado su intención de mantener los objetivos financieros, el ratio de apalancamiento y la política de dividendos
propuesta pese al revés sufrido al prohibir la Comisión Europea la venta de su filial británica O2 al Grupo Hutchison Whampoa, informó la operadora a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
Con esta declaración, la compañía que preside José María Álvarez-Pallete quiere despejar incertidumbres entre los accionistas e inversores sobre los planes de la compañía, que no prevé cambios ni en sus objetivos financieros, ni en su nivel de deuda ni en su política de retribución al accionista.
Álvarez-Pallete afirmó el martes que no descartaba la posibilidad de un veto por parte de la Comisión a la transacción con el grupo hongkonés, si bien advirtió de que si se consumaba, sería una mala noticia para el sector de las telecomunicaciones en Europa ante la cual el grupo español tiene distintas alternativas.
La Comisión Europea ha vetado este miércoles la venta de O2, filial británica de Telefónica, a Hutchison al considerar que la adquisición provocaría una subida de precios, perjudicaría la innovación en el sector de las comunicaciones móviles y afectaría a las posibilidades de elección de los consumidores de Reino Unido.
El Ejecutivo comunitario anunció en octubre del año pasado una investigación en profundidad de la transacción, que habría combinado O2 y Three, en manos de Hutchison Whampoa. Telefónica había cerrado en marzo un acuerdo con el grupo hongkonés para la venta de su filial por 10.250 millones de libras esterlinas.
Bruselas ha determinado tras su análisis de la operación que la venta habría eliminado a un competidor importante del mercado y habría dejado solo a dos operadores de redes móviles (Vodafone y Everything Everywhere, de BT) para competir con la entidad fusionada. Además, la Comisión considera que las contrapartidas ofrecidas por Hutchison no resolvieron las "serias reservas suscitadas por la adquisición".
Tras conocerse la noticia, los títulos de la operadora caían un 1,53% a las 12.20 horas, hasta los 9,21 euros, descenso similar al que venía experimentando a lo largo de la mañana.