Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El crudo de Texas termina la semana a 52,51 dólares por barril

Desde que comenzó la recesión en diciembre de 2007, Estados Unidos ha perdido 5,1 millones de puestos de trabajo en términos netos. EFE/Archivotelecinco.es
El Petróleo Intermedio de Texas (WTI) terminó hoy la semana prácticamente sin cambios respecto al jueves y cerró a 52,51 dólares por barril en la Bolsa Mercantil de Nueva York, un precio también muy similar al de hace una semana.
Los contratos de futuros de esa materia prima para entrega en mayo -los de más próximo vencimiento- bajaron hoy de precio apenas 13 centavos, lo que supone una variación inferior al 0,25%, tanto respecto al valor de cierre del jueves como al del pasado viernes.
Los contratos de gasóleo de calefacción también cerraron sin cambios en 1,44 dólares por galón (3,78 litros), y los de gasolina subieron 2 centavos, hasta 1,49 dólares por galón.
En la misma cantidad se encarecieron los mil pies cúbicos de gas natural, que quedaron en 3,8 dólares.
Esta jornada de pocos cambios fue en paralelo a lo ocurrido en el mercado de valores de Nueva York y tuvo lugar después de que el lunes el petróleo de referencia en Estados Unidos se encareciera un 8,8%, al subir 4,25 dólares en un sólo día.
El adelanto del jueves en el precio de los carburantes coincidió con un pronunciado avance en las bolsas de todo el mundo y supuso una muestra más del optimismo que había cundido entre los inversores en los últimos días respecto a la recuperación de la economía, y que ese día se vio afianzado por los acuerdos alcanzados en Londres por el G-20.
Sin embargo, el dato de que el desempleo en Estados Unidos alcanza ya el 8,5% ayudó a frenar el avance en la recuperación del precio del crudo, que el pasado julio llegó a tocar los 147 dólares por barril, para luego descender precipitadamente debido a la recesión económica y la consiguiente caída de la demanda.
Según el Departamento de Trabajo estadounidense, el país perdió en marzo 663.000 puestos de trabajo, con lo que el desempleo aumentó en 0,4 puntos porcentuales respecto del mes anterior y quedó en su nivel más alto en el último cuarto de siglo.
Desde que comenzó la recesión en diciembre de 2007, Estados Unidos ha perdido 5,1 millones de puestos de trabajo en términos netos.