Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

The New York Times ve a Gayoso como símbolo del "choque" entre la tradición de cajas y la nueva banca

The New York Times ha dedicado un amplio reportaje a analizar la figura del excopresidente de Novacaixagalicia, Julio Fernández Gayoso, del que dice que "ha emergido como un símbolo del choque entre la tradición consagrada por el tiempo de la caja como una institución comunitaria señorial y la economía bancaria basada en el euro que España ha intentado crear en las décadas recientes".
"A la manera de los antiguos tiempos, le gustaba ser llamado Don Julio por sus empleados y los empresarios y funcionarios de la ciudad que le vio nacer", comienza el artículo del periódico neoyorquino, que ejemplifica en la historia de Fernández Gayoso "la colisión de culturas empresariales" ocurrida en las 45 cajas de ahorro que operaban en España en 2010, una vez que explotó la burbuja inmobiliaria.
De hecho, The New York Times explica como "Mr. Gayoso y su caja, Caixanova, financiaron el primer campus universitario de Vigo". "Ellos construyeron o adquirieron algunos de los grandes edificios a lo largo de las principales calles de la ciudad", destaca el diario, que también se refiere a la labor de mecenazgo cultural de la entidad.
Tras aludir a las polémica por las retribuciones de los exdirectivos de la caja, el reportaje alude a la creación de Novagalicia Banco como "uno de los cinco más grandes de España", que acabó por recibir una inyección de capital del Estado, que en la actualidad controla el 93% de la entidad.
Hace referencia a la comparecencia de Gayoso en el Congreso de los Diputados, donde aseguró no haber tomado "ninguna decisión personal" porque no podía y resalta también que el excopresidente de Novacaixagalicia declinó ser entrevistado para el artículo.
MÉNDEZ, PREFERENTES Y CASTELLANO
Ya sobre la década de los 90 aparece en el relato Caixa Galicia y quien fue su director general, José Luis Méndez, a quien The New York Times atribuye el interés por construir un centro cultural en Vigo "aunque la entidad tenía su sede en la ciudad del norte de Galicia de A Coruña". "El centro cultural permanece sin terminar, sin embargo, como un recuerdo del colapso del sector de la construcción español", apunta.
El artículo hace referencia a los movimientos de Fernández Gayoso para continuar siendo presidente de la nueva entidad resultado de la fusión de las cajas pese a haber superado la edad límite de director general y dice que Méndez "no peleó por el puesto" y abandonó la entidad después de asegurarse un plan de pensiones.
Por último, el reportaje alude a la problemática de las participaciones preferentes --una fotografía de una protesta de los afectados es la ilustración principal-- y también al plan del actual presidente del banco, José María Castellano.