Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

A Toyota le crecen los problemas

Toyota reconoce fallos en el freno de su modelo Prius. Además, se suma al problema con el acelerador que ha provocado que más de ocho millones de vehículos sean llamados a la revisión en EEUU, Canadá, Europa y Japón. El Toyota Prius de tercera generación es número uno en ventas en Japón y fueron las quejas de los propietarios en EEUU y el país nipón las que provocaron que las autoridades pidiesen una investigación a Toyota.
La compañía nipona ha admitido el fallo del Prius después de que propietarios de Estados Unidos, Japón y Canadá acudieran a los concesionarios con problemas en el freno. La empresa automovilística está estudiando ahora el protocolo para solventar el problema en este híbrido de tercera generación. 
Las autoridades japonesas pidieron el miércoles al fabricante y primera empresa del país asiático una investigación tras las quejas recibidas en los concesionarios. "Hemos recibido docenas de quejas a través de distribuidores en Norteamérica y Japón", dijo un portavoz de Toyota citado por Kyodo.
La tercera y última generación del Prius vio la luz en mayo de 2009 y ha sido un éxito de ventas en Japón -donde se han vendido 208.876 unidades- y en Estados Unidos, con más de 150.000. Los modelos Prius se ensamblan casi en su totalidad en plantas niponas. Para responder al éxito de este modelo, Toyota se puso la meta de fabricar un millón de Prius en 2011 y tener en 2020 un híbrido por cada uno de sus modelos de serie.
El fabricante japonés se ha visto en los últimos días salpicado por fallos en sus vehículos. Un fallo en el acelerador ha obligado a Toyota a llamar a revisión a ocho millones de vehículos en todo el mundo. En España, fuentes de la compañía aseguran que la pieza necesaria para la reparación se está enviando a los concesionarios y están ampliando personal y horarios para solventar el fallo.
Toyota se enfrenta actualmente a su mayor crisis de credibilidad debido a las llamadas a revisión masivas en todo el mundo y la posibilidad de que sus objetivos de ventas se desplomen y no cumplan sus previsiones para 2010 de vender 8,27 millones de vehículos. Mientras los fallos hunden la imagen de la compañía, el fabricante japonés ha anunciado los beneficios millonarios del último trimestre de 2009. Toyota ganó 1.212 millones de euros de octubre a diciembre, aunque los expertos auguran un desplome en las ventas en 2010 provocado por los fallos en sus vehículos.  CGS