Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trabajadores de Pescanova confían en nuevo convenio pero creen que tiene bastantes posibilidades de impugnarse

Afirman que una propuesta "siempre sería mejor que la liquidación", pero se muestran "cautelosos" porque aún falta "leer la letra pequeña"
El portavoz de la Federación agroalimentaria de Comisiones Obreras (CC.OO.) --sindicato mayoritario en Pescanova--, Francisco Vilar, ha señalado que ve con "confianza" la nueva propuesta de convenio de la banca acreedora pero que "tiene bastantes posibilidades de ser impugnada".
Así lo ha manifestado en declaraciones a Europa Press, después de que la banca entregase a primera hora de este lunes una nueva propuesta de convenio a la que confían que el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Pontevedra de 'luz verde'.
Según ha trasladado Vilar, los trabajadores ven con "cierta confianza y optimismo" la propuesta de convenio de la banca acreedora porque "siempre sería mejor que la liquidación", pero se muestran "cautelosos" ya que todavía falta "leer la letra pequeña".
En este sentido, ha recordado que no pueden pronunciarse porque todavía hay que conocer cómo se van a devolver los 1.000 millones de deuda, qué va a pasar con las filiales nacionales y extranjeras y, en definitiva, saber si este es un proyecto "industrial o financiero" para recuperar la deuda.
"Si sólo es un proyecto financiero no es buena cosa, pero si esto significa que va a haber un socio industrial de futuro, que de una continuidad y no lleve a la venta de activos, será otra cosa", ha subrayado el representante sindical, que ha rechazado entrar a valorar el convenio mientras no se conozca su contenido.
En todo caso, ha indicado que existen "bastantes posibilidades" de que sea impugnado porque la propuesta de convenio que había sido presentada por el consorcio integrado por Damm y Luxempart "ha sido cambiada" y, con la nueva, "algún acreedor podría sentirse perjudicado e intentar impugnarlo".
EL ACUERDO
La propuesta de convenio de acreedores presentada este lunes incluye las exigencias de la banca, entre ellas recuperar un tercio del pasivo de Pescanova, es decir, unos 1.000 millones de euros, frente a los 700 millones que figuraban en la propuesta de Damm y Luxempart.
De esta forma, el consorcio formado por la cervecera catalana y el fondo luxemburgués renuncia a su plan de viabilidad para la multinacional gallega en la que ya no jugará el papel de socio industrial, lo que podría conllevar su salida del consejo de Pescanova --en el que está representada por José Carceller--, e incluso la remodelación del consejo de administración al completo.
Finalmente, Vilar ha hecho hincapié en que Pescanova "es viable", porque "lo ha demostrado a lo largo de este año" y tiene "buena marca y, por tanto, la confianza de los consumidores" y ha reiterado que sería "una barbaridad" que la compañía acabase en proceso de liquidación.