Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE espera que las decisiones del G20 contribuyan a impulsar la economía

(De izquierda a derecha), el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, el primer ministro luxemburgués y presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker, y el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, asisten a una rueda de prensa durante el encuentro informal de los ministros de economía y finanzas de la Unión Europea que se celebra en Praga, República Checa, hoy viernes 03 de abril de 2009. EFEtelecinco.es
Los máximos responsables de la política económica de la UE valoraron hoy los resultados de la cumbre de líderes del G20 y confiaron en que el consenso sobre la respuesta de la comunidad internacional a la crisis constituya una señal clara de confianza que ayude a impulsar la recuperación.
"El G20 fue un éxito y la contribución de la UE resultó clave", afirmó el titular checo de Finanzas, Miroslav Kalousek, cuyo país preside este semestre la UE, al término de la primera sesión del Ecofin (Ministros de Finanzas de los Veintisiete) informal celebrado hoy en Praga.
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, y el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, también mostraron su satisfacción por las medidas acordadas en la capital británica, centradas en la coordinación del impulso fiscal para reactivar la economía y en llevar a cabo una profunda reforma del sistema financiero.
Ambos destacaron el hecho de que las economías más importantes del mundo hayan acordado una estrategia común para combatir la crisis, pero también advirtieron de que, para ser efectivas, las decisiones deben aplicarse con urgencia.
Tras el acuerdo de Londres "tenemos todos los elementos para reforzar la confianza", aseguró el presidente del BCE.
Almunia también opinó que la mejora de la legislación financiera decidida ayer contribuirá a impulsar la confianza y mostró especial satisfacción por el refuerzo financiero de las instituciones financieras multilaterales, pues les da margen suficiente para asistir a todas las economías en apuros.
Desde la delegación española, el vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, destacó los progresos hacia un sistema financiero que garantice la regulación y vigilancia de todos los productos y jurisdicciones, no como en el pasado, cuando había productos exentos de normas y territorios no sometidos a supervisión.
El único punto de los acordados en Londres que suscita controversia dentro de la UE es la nueva lista de "paraísos fiscales" elaborada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), debido a la inclusión de tres Estados miembros -Autria, Bélgica y Luxemburgo-.
El primer ministro luxemburgués y presidente del Eurogrupo (foro que reúne a los responsables de Finanzas de la zona del euro), Jean-Claude Juncker, hizo constar su irritación por aparecer en el listado y atacó con dureza a la OCDE, a la que calificó de "máquina de pensamiento único".
Pese a la satisfacción generalizada por el acuerdo de Londres, los mandatarios no pudieron esconder su preocupación ante la constatación de la recesión en Europa no ha llegado a su fin.
"La situación no es buena, hay algunas señales alentadoras, pero no muchas", admitió Juncker, mientras que Trichet advirtió de que 2009 va a ser "un año muy difícil".
Desde la presidencia checa, Kalousek hizo hincapié en que la situación no se normalizará hasta que las entidades financieras no sean liberadas de los activos tóxicos que están lastrando sus balances.
Almunia también animó a los países a tomar medidas en esa dirección, pero siempre en base a las orientaciones comunes establecidas por la Comisión Europea, para evitar una interferencia excesiva en la libre competencia.
En su encuentro de hoy, el Ecofin también dio su visto bueno a la apertura de un procedimiento por déficit excesivo contra España y pidió al Gobierno que haga lo posible para situarlo por debajo del 3% del PIB en 2012.
Según propuso Bruselas y confirmaron hoy los Veintisiete, España debe empezar a corregir el déficit el año que viene, siempre que la economía empiece a recuperarse, e intensificar el ajuste en 2011.