Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE, dividida sobre el adelanto de fondos europeos para combatir el paro

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho. EFE/Archivotelecinco.es
La UE se mostró hoy dividida sobre la propuesta de la Comisión Europea (CE) de adelantar 19.000 millones de euros del Fondo Social Europeo para destinarlos a acciones concretas contra el avance del paro, ya que algunos de los Estados miembros más prósperos la consideran contraproducente.
La propuesta, formulada la semana pasada por el Ejecutivo comunitario bajo el nombre "Compromiso común a favor del empleo", fue rechazada por países como Alemania, Dinamarca, Holanda y Suecia en el Consejo de Ministros de Empleo y Asuntos Sociales celebrado hoy en Luxemburgo.
En particular, la CE propuso agilizar el desembolso de 19.000 millones de euros del Fondo Social Europeo (FSE) para que los Estados miembros los dediquen a la protección del empleo y a la creación de nuevos puestos de trabajo durante 2009 y 2010.
Los 19.000 millones serían financiados íntegramente por las arcas comunitarias a condición de que los países los inviertan en medidas concretas, como la formación continua de los trabajadores o el apoyo a las empresas para flexibilizar las jornadas laborales.
De forma excepcional, las ayudas serían costeadas durante 2009 y 2010 en su totalidad por el Fondo Social Europeo, sin necesidad de cofinanciación de los Estados miembros.
Los detractores de esta medida consideran que podría dar lugar a iniciativas "de baja calidad", al no contar con la financiación adicional de los países miembros, según fuentes comunitarias.
Holanda cree además que las medidas, de carácter excepcional y a corto plazo, podrían ser perjudiciales a largo término, al permitir la supervivencia de ciertas compañías sin que su rentabilidad esté garantizada y aplazar el esfuerzo presupuestario de los Estados miembros hasta dentro de dos años, señalaron las mismas fuentes.
Sin embargo, para muchos de los nuevos miembros, esta iniciativa sería "indispensable", ya que "no podrían invertir en planes de impulso del empleo si tuvieran que cofinanciarlos con sus arcas nacionales", destacó el comisario europeo de Empleo y Asuntos Sociales, Vladimir Spidla.
Países como Letonia, Lituania o Estonia se encuentran "en una situación delicada" que no podrán afrontar con garantías sin instrumentos como el propuesto por la CE, alertó el comisario en rueda de prensa.
Spidla defendió el principio de "solidaridad" que, según el Ejecutivo comunitario, justifica esta "propuesta excepcional".
"En situaciones de crisis, es importante que haya recursos suficientes y que se puedan utilizar de forma rápida y efectiva", afirmó el responsable comunitario.
El comisario dijo que la propuesta "contó con el apoyo de la mayoría de los Estados miembros" -entre ellos España, Grecia o Irlanda- aunque añadió que algunos países "expresaron grandes reservas".
No obstante, Spidla mostró su esperanza en que estas reticencias iniciales "no supongan ningún problema" para que la propuesta, que será debatida en la cumbre europea de los próximos días 18 y 19, salga adelante.
Asimismo, los ministros manifestaron su confianza en los sistemas de protección social y su apuesta por la economía "verde" para frenar la destrucción de puestos de trabajo causada por la crisis económica, así como para guiar la futura estrategia comunitaria de empleo.
Los Veintisiete respaldaron la ya conocida combinación de Estado de bienestar, impulso de las energías renovables y aumento paralelo de la seguridad y la flexibilidad laboral como estrategia comunitaria para hacer frente al avance del paro.
Estos ejes de acción también guiarán la política comunitaria de empleo a partir del próximo año y serán concretados durante el segundo semestre de este año, cuando Suecia ocupe la Presidencia de turno de la UE.
A continuación, en el primer semestre de 2010, España estará al frente de la UE y "dará el impulso correspondiente" a la citada estrategia, según el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, quien añadió que la política del Gobierno español "ya va en esa misma dirección".