Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE negocia con la banca el porcentaje de impago de la deuda de Grecia

Los líderes europeos quieren evitar que se desencadenen los seguros de impago de la deuda
La Unión Europea sigue negociando con la banca el porcentaje de pérdidas que las entidades deberán asumir sobre la deuda griega que tienen en su balance, según han informado fuentes europeas. Los bancos se resisten a aceptar la quita de alrededor del 50% que piden los líderes europeos.
Las negociaciones las está llevando a cabo Vitorio Grilli, presidente del Comité Económico y Financiero, el órgano que agrupa a los viceministros de Economía de la UE, en nombre de los países de la eurozona, según fuentes diplomáticas. En las últimas horas se ha especulado con la posibilidad de que sean la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, los que asuman la negociación a lo largo de la noche.
Por parte de la banca, la negociación la llevan representantes del Instituto Internacional de Finanzas, que agrupa a las principales entidades del mundo. Los banqueros se encuentran en Bruselas pero no en el edificio donde se reúnen los líderes, según las fuentes consultadas.
El diálogo es imprescindible porque los líderes europeos quieren que la contribución de la banca al segundo rescate griego sea voluntaria. Una reestructuración forzada desencadenaría los seguros de impago de la deuda (CDS, por sus siglas en inglés), algo que la UE quiere evitar a toda costa.
Hasta que no se conozca el porcentaje de la quita griega no se puede avanzar en los otros dos pilares del plan para combatir la crisis de deuda: no es posible determinar exactamente el capital que necesitará la banca ni la potencia del fondo de rescate. Por ello todo apunta que los detalles del plan se retrasarán de nuevo a reuniones posteriores.