Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UGT y CC.OO. lamentan que el debate tuviera "poca vida" y no se "profundizara" en lo que preocupa a los ciudadanos

Toxo admite que Sánchez "no apoyará" la derogación de la reforma laboral de 2010 aunque "comparte" ciertos cambios necesarios
Los secretarios generales de UGT y CC.OO., Josep María Álvarez e Ignacio Fernández Toxo respectivamente, han lamentado que el debate electoral entre los cuatro principales candidatos a la Presidencia del Gobierno celebrado este lunes tuviera "poca vida" por estar excesivamente "encorsetado", lo que impidió que se "profundizara" en los problemas que más preocupan a los ciudadanos.
En declaraciones a los medios tras reunirse durante una hora con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, los líderes sindicales han admitido que durante el debate sí se trataron algunos de los temas más relevantes para la ciudadanía, como el paro o las desigualdades.
Sin embargo, el formato elegido fue "tan encorsetado" que existía "cierta dificultad" para poder "profundizar" en lo que cada uno proponía al respecto. "Sería deseable que se profundizara más en temas capitales como las pensiones, cómo reducir la tasa de paro, si va a haber una reforma fiscal al servicio de la creación de puestos de trabajo o qué pasará con los salarios", ha insistido Toxo.
Álvarez ha ido más allá al afirmar que, además de "encorsetado", el debate tuvo "poca vida". "Si quieren que les diga la verdad, en algún momento, si no fuera porque tengo unas ciertas obligaciones de seguirlo, no sé si lo hubiera seguido", ha reconocido a renglón seguido, poniendo sobre la mesa la necesidad de buscar nuevos formatos que faciliten la confrontación de ideas y el posicionamiento de cada candidato respecto a propuestas concretas.
LAS ALIANZAS NO IMPORTAN AHORA
Al ser preguntados sobre si Sánchez les había aclarado con quién pactaría tras las elecciones, extremo que no precisó durante el debate, el líder de UGT ha señalado que ése "no es un tema esencial" en este momento, aunque "seguramente lo será" tras las elecciones, cuando se conozca la composición del Parlamento.
"Tiempo tendremos de poder hablar. Ahora es mucho más interesante que los ciudadanos conozcan nuestra opinión sobre los programas y propuestas que enzarzarnos en otro debate que será muy importante pero que hasta que no tengamos la conformación del Parlamento tampoco tendrá gran peso", ha añadido, reconociendo que no han hablado sobre este asunto con Sánchez.
En cualquier caso, ambos dirigentes sindicales han insistido en que estas nuevas elecciones deben convertirse en una "oportunidad" para discutir sobre los "problemas reales" de la sociedad para "encontrar un camino que permita un cambio de rumbo en las políticas de los últimos años". Por eso, han deseado una "amplia participación ciudadana" en la votación del 26 de junio que permitan "abrir la puerta" a una nueva mayoría de "progreso y cambio".
APOYO EN TODO SALVO ALGUNOS MATICES
Esos temas relevantes que deben centrar el debate de campaña han quedado recogidos en un documento con 20 puntos "muy concretos" que las plataformas sindicales han entregado a Pedro Sánchez, y que pasan entre otros por el desempleo, la precariedad laboral, el déficit, los salarios o la política fiscal.
La intención de CC.OO. y UGT es que el PSOE se comprometa con esas reclamaciones y que las haga eje de su actividad política, no sólo hasta el 26 de junio, sino también durante la próxima legislatura, de modo que "sobrevivan" y se puedan debatir en las Cortes.
A este respecto, Fernández Toxo ha asegurado que el líder socialista ha expresado una "amplia coincidencia" con el documento de los sindicatos, "más allá de algún matiz", en particular en relación con la reforma laboral de 2010, que tanto CC.OO. como UGT quieren que se derogue.
"A Pedro Sánchez no le hace mucha ilusión que pidamos esa derogación, aunque comparte con nosotros la preocupación por el futuro de la negociación colectiva, sobre todo (de aspectos como) la ultraactividad de los convenios o la prevalencia del convenio sectorial o de empresa sobre el colectivo. Pero eso ya estaba (en la reforma laboral) de 2010 (aprobada por el Gobierno del PSOE), por lo que no va a apoyar --y lo entiendo-- la derogación de esa reforma", ha añadido.
Donde sí han encontrado terreno común los líderes de PSOE y sindicatos ha sido en materia de pensiones, sobre la que coinciden que hace falta una reflexión "a fondo" para afrontar el "problema fundamental" de su sostenibilidad, "incubado" a juicio de Toxo durante los últimos años y, sobre todo, a raíz de la reforma del sistema aprobada en 2013.
LA LEGISLATURA DE LA LUCHA CONTRA LA DESIGUALDAD
Por su parte, Sánchez ha agradecido a los sindicatos la reunión --solicitada por el dirigente socialista--, durante la que han valorado las "20 actuaciones urgente que debería poner en marcha el próximo gobierno por el bienestar social y el progreso".
En concreto, ha citado la lucha contra el desempleo y la precariedad laboral, la aprobación de una nueva senda de déficit público con Bruselas, la subida del SMI, la necesidad de activar políticas de formación, reformar la política fiscal, promover una reforma constitucional, fortalecer el gasto social, recuperar el Pacto de Toledo, derogar la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) y garantizar la igualdad de trato y la no discriminación.
"Son propuestas que compartimos con los sindicatos", ha resaltado Sánchez, incidiendo en que la próxima legislatura debe ser la de "la lucha contra la desigualdad, la creación de oportunidades para los millones de españoles que ahora mismo no las tienen y la lucha contra la corrupción".