Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UPA pide a CE que tome medidas extraordinarias para resolver la crisis de precios agravada por el veto ruso

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) ha insistido en pedir a la Comisión Europea (CE) que adopte medidas extraordinarias "para resolver la grave crisis de precios que vive el sector y que se ha agravado con el veto de Rusia".
Asimismo, en un comunicado, la organización ha resaltado la importancia de que la CE declare de forma "urgente" la perturbación de mercados de melocotones y nectarinas. Así, ha recordado que el año pasado se exportaron a Rusia 37.000 toneladas de tomates, 35.000 de melocotones y 33.000 de mandarinas, entre otros alimentos.
UPA ha asegurado que el veto ruso afectará al 75% del total de las exportaciones agroalimentarias de España a este país. De este modo, ha alertado del "serio riesgo que corre el sector primario español tras la decisión tomada por Rusia el pasado jueves".
La organización ha señalado que, según datos de la Comisión Europea, la suma de las exportaciones españolas a Rusia ascendió a 441,64 millones de euros en 2013 y ha asegurado que el sector español más afectado es el hortofrutícola.
Según las estadísticas del comercio exterior español, España vendió frutas y verduras a Rusia en 2013 por valor de 312 millones de euros.
Además, la organización ha señalado que "en un mercado global donde todo está interrelacionado existe el riesgo de que el veto a las exportaciones de otros estados de la UE termine afectando a las producciones españolas".
El otro gran sector afectado es el cárnico, que ya lleva sufriendo las restricciones del país ruso desde hace un año y medio. En abril de 2013, Rusia limitó a 24 el número de empresas españolas que podían exportar carne al país, las que han superado inspecciones rusas.
Finalmente, UPA ha asegurado que existe el riesgo de que ante esta situación "los movimientos especulativos hagan caer todavía más los mercados de productos de alimentación teniendo nuevamente como gran damnificado al sector agrario español".