Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UPyD lamenta que el mito de Pinocho no se cumpla con Montoro: "una hora mintiendo y no le crece la nariz"

La portavoz de UPyD en el Congreso de los Diputados, Rosa Díez, ha lamentado que el mito de Pinocho no se haya cumplido este martes tras la intervención que ha efectuado el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, de una "hora larga mintiendo" y sin crecerle la nariz al defender el proyecto de ley de Presupuestos Generales del EStado de 2015 (PGE).
En declaraciones a los medios en el Congreso, Díez ha reconocido que las dos únicas verdades que el responsable de Hacienda ha formulado en su intervención se han producido cuando ha dicho que subía a la tribuna, y cuando ha afirmado que la sociedad española "está dando una lección". "Hay que tener poca vergüenza" para atribuirse los méritos del sacrificio de la sociedad española, lamenta Díez.
Asimismo, ha destacado que la palabra que más ha repetido Montoro haya sido empleo, hasta en una veintena de veces, y con ello le ha preguntado qué le parece que un contrato de dos horas a la semana sea crear empleo. "El único rápido, indefinido y de calidad es el que se ha creado de Gallardón", ha avisado.
A su vez, la portavoz de la formación magenta ha criticado que el ministro de Hacienda haya finalizado su intervención en la Cámara con un "catálogo de damnificados", mencionando a pensionistas, parados, profesores o estudiantes, por ejemplo, defendiendo que estos PGE van a beneficiarles. "Hace falta tener poca vergüenza y ser un cínico", ha vuelto a insistir Díez.
Finalmente, ha rechazado que Montoro se haya puesto del lado de los funcionarios en su intervención, después de crimininalizarles "año tras año".
"Creo que no tiene motivos para estar orgulloso de ser ministro este último trienio. Todos los damnificados que le hayan escuchado habrán pensado que no tendrá nada de lo que sentirse orgulloso. Lo mejor que puede hacer para dejar de crecer el número de damnificados es que se vaya a su casa", ha sentenciado Rosa Díez.