Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UPyD denuncia el "engaño" de la venta de jamones y paletillas descongelados sin indicarlo en la etiqueta

El portavoz de Agricultura de UPyD en el Congreso, Toni Cantó, denuncia en una pregunta parlamentaria el "engaño" que se da en "un elevado número" de casos en los que se venden jamones y paletillas congelados y posteriormente descongelados sin indicarlo, y critica al Gobierno por no haber incluido esta información en los datos obligatorios a aportar en la etiqueta.
Según el texto, que recoge Europa Press, la normativa española de etiquetado de productos alimentarios obliga a incluir en la denominación de venta una "indicación del estado físico en que se encuentra el producto o del tratamiento específico que ha sido sometido", como liofilizado, congelado, concentrado o ahumado, entre otros.
Sin embargo, "este precepto legal no se cumple en un elevado número de etiquetas corporativas de jamones y paletillas con una clara intencionalidad", advierte el diputado magenta, que recuerda que éste es un dato "trascendente" que "puede repercutir en la decisión final de compra al alterar parámetros de calidad y precio".
LA UE OBLIGA A INFORMAR
De hecho, el Reglamento europeo sobre la información alimentaria facilitada al consumidor especifica "taxativamente" que la congelación y posterior descongelación de determinados alimentos "puede tener efectos sobre su seguridad, gusto y calidad" y que, por tanto, esa información debe indicarse siempre en la denominación del producto con la palabra 'descongelado' en la etiqueta.
Por eso, ante la existencia de esta práctica que "el propio Ministerio de Agricultura ha confirmado y documentado", Cantó pregunta al Ejecutivo qué medidas tomará para cumplir las disposiciones normativas, con el objetivo de "evitar que este tipo de omisiones/exclusiones ocasionen al consumidor un engaño y un perjuicio económico".
Además, critica que el departamento que dirige Isabel García Tejerina sí se molestara en obligar a los productos de jamones y paletillas a incluir en sus etiquetas el porcentaje genético de la raza ibérica del cerdo pero no recogiera en la normativa correspondiente la obligación de precisar si se trata de un producto descongelado.
MERMA DE GARANTÍAS
Con respecto al asunto del porcentaje de la raza genética del porcino, Toni Cantó ha registrado otra pregunta escrita para el Gobierno en la que reprocha a la Comisión Europea (CE) que aprobara las nuevas etiquetas de la carne, el jamón, la paleta y la caña de lomo ibérico, ya que a su juicio "merman y menoscaban la protección y las garantías" del consumidor.
Y es que para el diputado de UPyD la inclusión únicamente del porcentaje de la raza ibérica "corresponde en realidad a codificaciones de caracteres y factores de dispersión genética y no a formulaciones paramétricas que indiquen la inclusión de un ingrediente en porcentaje o de un componente derivado, como puede suceder con los quesos producidos mediante la mixtura de leches de distintas procedencias animales".
Además, considera que esta denominación no responde a las obligaciones comunitarias sino a una "creación lingüística" del Ministerio de Agricultura, "alejada del lenguaje usual y que difícilmente podrán comprender en su totalidad" los ciudadanos, lo que a la postre "supone una vulneración de los principios de información que rigen la normativa de protección a los consumidores", que obliga precisa qué menciones son obligatorias en las etiquetas.
Por eso, pregunta al Ejecutivo "cómo es posible" que obligue a incluir los porcentajes de la raza ibérica a pesar de que "los baremos genéticos no están declarados normalizados y regulados ni como ingredientes ni como componentes" y por qué no se incluye también el dato sobre el resto de la composición genética del animal, algo que "fomenta de manera deliberada y premeditada la confusión al consumidor cuando no posibles fraudes por parte de los productores".