Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UPyD propondrá mañana en el Congreso un precio máximo de venta del butano para colectivos desfavorecidos

Unión, Progreso y Democracia (UPyD) propondrá mañana en la Comisión de Industria del Congreso la posibilidad de instar al Gobierno a que fije un precio máximo de venta de la bombona de butano para garantizar que los colectivos más desfavorecidos sigan teniendo acceso a una fuente de energía incluso después de la liberalización del mercado de gases licuados del petróleo (GLP).
En la iniciativa, que recoge Europa Press, la formación magenta señala que el precio antes de impuestos de la bombona de butano se ha incrementado un 49,7% en los últimos cuatro años, mientras que el aumento del precio final ha sido del 58,2% en el mismo periodo, hasta alcanzar el 1,40 euros por kilo que marcó el pasado mes de enero.
Esta evolución se debe a la subida de las cotizaciones de los gases de butano y propano en los mercados internacionales, al incremento del IVA (16%) y a la creación del nuevo Impuesto Especial en enero del año pasado. Una tendencia que podría recrudecerse ante la posible eliminación de la regulación de los precios máximos de venta de este producto si se liberaliza el sector del GLP.
BONO SOCIAL
Según los cálculos de UPyD con referencia al precio de la bombona de 12,5 kilos en otros países europeos, el coste actual (17,5 euros) "podría llegar incluso a duplicar su precio", lo que dificultaría aún más el acceso a una fuente de energía de los colectivos más vulnerables, que ya se están viendo muy afectados por la 'pobreza energética' ante el alto coste de la factura energética.
"Es necesario articular un mecanismo que garantice el acceso a esta fuente de energía", exige la formación, que propone por ello la creación de un "bono social" para la bombona de butano de entre 8 y 20 kilos --excluidos los envases de mezcla para usos de los gases licuados del petróleo como el carburante--, con el que se "garantice el acceso a esta fuente de energía básica".
En concreto, se señala como posibles beneficiarios de este precio máximo de venta a los jubilados que perciban pensión mínima de jubilación, incapacidad permanente o viudedad; a las familias numerosas con ingresos anuales inferiores a tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) --fijado para este año en 6.390,13 euros al año--, a familias con rentas anuales inferiores a dos veces ese indicador, o a otros afectados con ingresos inferiores al IPREM.