Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unesa recurrirá la decisión del Gobierno de no subir la luz en julio

Imagen de la sede de la patronal eléctrica Unesa. EFE/Archivotelecinco.es
La patronal eléctrica Unesa ha decidido recurrir ante el Tribunal Supremo la orden ministerial por la que en julio se congeló la tarifa eléctrica de último recurso (TUR) debido al acuerdo alcanzado por el Gobierno y el PP como primer paso para negociar un pacto de Estado en materia energética.
La decisión ha sido adoptada por la junta directiva de Unesa, que argumentará su recurso en que la orden ministerial no fue informada por la Comisión Nacional de la Energía (CNE) y vulnera los principio de insuficiencia tarifaria, buena fe y confianza legítima, entre otras razones, informaron hoy a Efe fuentes de Unesa.
El recurso se sumará al ya presentado por Iberdrola la semana pasada, también ante el Supremo, en tanto que el resto de compañías eléctricas estudian aún si recurrirán o no la decisión del Gobierno de no aplicar la subida de la luz prevista para julio.
Unesa recordó que la TUR responde a la suma del coste de producción de energía eléctrica, los peajes de acceso y los costes de comercialización, "debiendo garantizarse su aditividad", tal y como establece la normativa que regula la puesta en marcha del suministro de último recurso.
Según la misma fuente, toda la materia tarifaria, incluidas las tarifas de acceso -parte regulada del precio de la luz- "se encuentra dominada por el principio de suficiencia tarifaria recogido en doctrina constante del Tribunal Supremo".
Inicialmente, el Ministerio de Industria propuso que las tarifas eléctricas de acceso (que remuneran elementos regulados como el déficit de tarifa o las primas a las renovables) subieran en julio un 10% para los hogares y pequeños comercios y un 5% para la mediana industria, en tanto que para los grandes consumidores (cementeras, químicas o siderúrgicas) optaba por mantenerlas estables.
En el cálculo de la TUR influyen los peajes de acceso, los impuestos y las subastas CESUR para la adquisición de la energía, cuyos resultados superaron ampliamente a los de los trimestres anteriores.
Dicha propuesta inicial, que recibió el visto bueno de la CNE, sí cumplía con el objetivo de que este año el déficit de tarifa que se genere no supere los 3.000 millones de euros.
Por contra, la orden ministerial finalmente aprobada no pasó por el "esencial" tramite de audiencia por parte del Consejo Consultivo de Electricidad de la CNE y no permitirá cumplir con el citado objetivo, según la patronal eléctrica.
Unesa recurrirá también la congelación de tarifas por entender que vulnera el principio de buena y confianza legítima, ya que el Gobierno justificó la "variación" de su decisión en un acuerdo "político" que, además, dio a conocer tan sólo siete días antes de la publicación del texto.
Para la patronal, este acuerdo "exclusivamente político" carece de la eficacia jurídica de las normativas que obligan a atender al principio de suficiencia tarifaria.
Además, la orden finamente aprobada no cumple el precepto legal de tomar en consideración la liquidación 14 elaborada por la CNE y que es la que se tiene que tener en cuenta para establecer el importe del déficit de tarifa reconocido para su pago a las eléctricas.
En su día, Unesa estimó que en julio la luz debería haber subido un 7,5 por ciento, dado el resultado de las subastas y la propuestas inicial de peajes de Industria.