Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unión de Uniones tacha de "inútil" el acuerdo lácteo tras la desaparición de 600 granjas en 2015

La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos ha reiterado la "inutilidad" del acuerdo lácteo para solucionar la crisis de precios que atraviesan los ganaderos tras la desaparición de 600 granjas de vacuno de leche desde enero a noviembre de 2015, según ha informado la organización en un comunicado.
Concretamente, según los últimos datos publicados por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Galicia ha sido la región en la que se ha producido el mayor descenso de ganaderos con una pérdida total de 425, seguido de Asturias, con 86 menos, y Castilla y León, con un descenso de 68 ganaderos.
La organización ha señalado que ciertas industrias han reconocido públicamente que han mantenido los mismos precios de la leche para las entregas del mes de diciembre.
Asimismo, la organización ha vuelto a denunciar que el acuerdo no contempla compromisos claros por parte de la industria de la transformación y la distribución. Por otro lado, Unión de Uniones ha apuntado que tampoco se incluyen instrumentos que permitan perseguir los incumplimientos.
Según la organización, la realidad que viven los ganaderos, "que siguen percibiendo por su leche menos de lo que les cuesta producirla", no se corresponde "en absoluto" con la visión que tiene el Ministerio de que el desarrollo del acuerdo va "razonablemente bien".
Para Unión de Uniones, después del primer trimestre de actividad del acuerdo lácteo, no se ha resuelto la "grave" situación de precios y de mercado desestabilizado que sufren los ganaderos españoles.
De hecho, la organización considera que hay que ir "más allá" y afirma que la responsabilidad del Gobierno consiste en regular que el mercado no se vea alterado por las importaciones "agresivas".