Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Urkullu dice que 2014 no será "año de creación de empleo neto", sino de sentar "las bases" de la recuperación

Afirma que se sigue trabajando con Mondragon para "minimizar el impacto" del concurso de Fagor
El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha insistido en que "desgraciadamente" 2014 no será "el año de la creación de empleo neto", sino un ejercicio en el que "tenemos que parar la sangría del desempleo y sentar las bases de la recuperación" para 2015.
En una entrevista concedida a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, ha considerado que se ha pasado "el año más duro de la crisis", pero ha advertido de que ésta "no ha terminado" pese a que haya concluido "el periodo de recesión". "Tenemos mucho todavía que trabajar para salir de la crisis", ha advertido.
En este sentido, ha apuntado que "desgraciadamente" no cree que 2014 sea "el año de la creación de empleo neto". Tras insistir en que "hay que ser muy claro" ante la sociedad, ha apuntado que no se pueden "lanzar las campanas al vuelo" por el hecho de tener en 2013 "mejores datos" en desempleo comparativamente al cierre de 2012.
De este modo, ha augurado que "va a haber creación de empleo, pero no creación de empleo neto" y ha apuntado que, a su entender, "en 2014 tenemos que parar la sangría del desempleo y sentar las bases de la recuperación económica para que 2015 sea un año en el que ya tengamos crecimiento económico y podamos estar hablando también de generación de empleo neto".
Por otra parte, ha afirmado que su Gobierno continúa trabajando con la Corporación Mondragon "para que se dé una minimización en el impacto" de la declaración del concurso de acreedores en Fagor Electrodomésticos.
El presidente vasco ha recordado que su ejecutivo ha trabajado "desde el primer día" de mandato y "sabe Mondragon Corporación y Fagor Electrodomésticos lo que hemos hecho como Gobierno" a lo largo del año.
Urkullu ha precisado que el Ejecutivo no puede "decir nada" si el propio Grupo Mondragon entendía que el Plan de Viabilidad de Fagor Electrodomésticos no era "suficiente".
"Estamos en ese esfuerzo junto a la corporación Mondragon para la minimización del impacto en Fagor Electrodomésticos, en el conjunto de Mondragon y también para lo que puedan ser los pasos que en adelante el grupo tenga que dar", ha añadido el lehendakari, que ha precisado que "estamos hablando de un grupo, como lo estaríamos hablando en el caso de cualquier otra empresa" en Euskadi.
En relación a futuros pasos, ha insistido en que el Grupo está "en una estrategia clara de lo que hasta ahora es la consecuencia de esta eventualidad de Fagor Electrodomésticos y los efectos colaterales", que no tienen que "contaminar" a otras áreas del Grupo Mondragon porque "hay muchas cooperativas que están funcionando muy bien", que "son ejemplo" y que tienen "buena realidad de presente y mejor perspectiva de futuro".
"Mondragon --ha añadido-- tiene un análisis de lo que tiene que ser su futuro y supongo que estará actualizando y seguirá actualizando esos retos que tiene".
SUELO EN CANTABRIA
Asimismo, el lehendakari ha dicho desconocer si la oferta de suelo para las empresas de la Comunidad de Cantabria cumple o no la legalidad y ha evitado "entrar en esa polémica", si bien ha recordado que su gobierno sí ha advertido de que estará "vigilante" ante posibles "ayudas de estado camufladas" de las que se ha "culpabilizado" a la Comunidad Autónoma Vasca en el pasado y se ha "judicializado determinadas políticas" de las administraciones vascas.
En cualquier caso, ha dicho que, "más allá del cumplimiento de la ley por parte de Cantabria", está preocupado por "las razones públicas" que exponen determinadas empresas que, "desde su legitimidad, optan por crear puestos de trabajo" fuera de Euskadi.
El presidente vasco ha afirmado que al Gobierno le corresponde "ayudar en lo máximo posible" a las empresas "dentro de lo que es la legalidad" y ha añadido que "tiene que haber factores de competitividad que ayuden a las empresas vascas", como ha sido hasta ahora la relación de los costes laborales.
En este sentido, ha opinado que "hay que admitir el esfuerzo que están realizando los empresarios por el mantenimiento de los puestos de trabajo sin hacer barbaridades" que les permiten la reforma, así como el de los trabajadores que "se están sacrificando".
Aunque ha admitido que el "episodio" del mes julio cuando el Gobierno hizo "un esfuerzo ímprobo" con sindicatos y organizaciones empresariales para evitar el decaimiento de convenios pudo provocar "un enfado", ha insistido en que, "trascendiendo de eso, saben las organizaciones empresariales que tenemos una vocación de colaboración, como también los agentes sociales". "A nosotros nos preocupa la empresa: empresarios y trabajadores", ha concluido.