Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Van Rompuy y Rajoy analizarán el martes la situación económica de España y la unión bancaria y fiscal

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, espera abordar el próximo martes 28 de agosto con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el encuentro que mantendrán en La Moncloa, la situación económica de España y el proyecto de unión bancaria y fiscal que discutirán los líderes europeos en la cumbre de octubre.
"El presidente del Consejo Europeo se reunirá con el primer ministro Rajoy el próximo martes 28 de agosto en Madrid a las 13.00 horas", han confirmado fuentes europeas. Se esperan que ambos líderes hagan una breve declaración ante la prensa al término del encuentro previsto en Moncloa, sobre las 14.30 horas.
El encuentro servirá para que ambos interlocutores "discutan la situación general en Europa, incluido España" e intercambien puntos de vista sobre el proyecto de unión bancaria y fiscal que los jefes de Estado y de Gobierno de la UE discutirán en la cumbre de octubre con el objetivo de "tomar decisiones" en el siguiente Consejo Europeo de diciembre, según han explicado a Europa Press fuentes europeas.
Los jefes de Estado y de Gobierno acordaron en la última cumbre de finales de junio que el Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera (MEDE), el fondo de rescate permanente, pudiera utilizarse para recapitalizar directamente a las entidades financieras con problemas una vez se ponga en marcha un supervisor bancario único en la Eurozona en el que el Banco Central Europeo desempeñe un papel fundamental y también aceptaron flexibilizar los fondos de rescate para que pudieran comprar deuda soberana.
Además, encargaron al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, en colaboración con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, y el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, que les presente en octubre "una hoja de ruta" para crear "una Unión Económica y Monetaria genuina" a partir de un marco financiero, presupuestario y de política económica integrado en el que también se refuerce la legitimidad democrática.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha insistido en la urgencia de que se apliquen las decisiones aprobadas en la cumbre de junio, sobre todo el proyecto de unión bancaria, aunque ya ha dejado claro que no decidirá si acudirá al fondo de rescate europeo para que compre bonos de deuda españoles hasta que el Banco Central Europeo detalle qué medidas espera aprobar por su parte para contribuir a estabilizar los mercados.
Draghi ya ha dejado claro a su vez que el BCE sólo intervendrá comprando bonos soberanos en los mercados secundarios si el país solicita antes ayuda a los fondos de rescate europeos, para comprar deuda soberana en el mercado primario, aunque se ha mostrado dispuesto a estudiar "otras medidas no convencionales" para ayudar a los países sometidos a una fuerte presión de los mercados y que se espera que detalle tras la reunión del Consejo de Gobernadores del banco emisor el próximo 6 de septiembre.
LA UNIÓN BANCARIA
Entre tanto, la creación del supervisor bancario único es fundamental para España porque permitirá que el rescate bancario de hasta 100.000 millones de euros aprobado por el Eurogrupo el pasado 20 de julio para recapitalizar a las entidades españolas que lo necesiten no se compute como deuda una vez se transfiera la gestión de los fondos del actual Fondo de Estabilidad Financiera Europea disponible al MEDE.
Prueba de ello, es que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, instó en una carta remitida a principios de agosto al presidente del Consejo Europeo y al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, que "al menos" la unión bancaria se aprobara en la cumbre de diciembre, para permitir su puesta en marcha en enero de 2013.
La Comisión Europea prevé presentar su propuesta legislativa para crear el supervisor bancario único para controlar los bancos de la eurozona "en torno" al 11 de septiembre, según ha confirmado el portavoz del Ejecutivo comunitario, Olivier Bailly.
Tendría un papel "central" de supervisión en "todos" los bancos de la Eurozona, aunque el grado de supervisión "directo" puede variar según la entidad, en contra del criterio de Alemania que apuesta por que controle sólo los bancos sistémicos y rechaza que vigile las cajas de ahorros y cooperativas del país.
Según adelantó el diario 'Handelsblatt' la semana pasada, los bancos centrales nacionales serían responsables de la supervisión del día a día de las entidades, mientras que el BCE podría intervenir en caso de apreciar "riesgos peligrosos".