Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Varias Cajas se convierten en inmobiliarias ante el aumento de los impagos

Imagen de promociones de Martinsa-Fadesa, empresa entre cuyos acreedores está Caixa Catalunya. Foto: EFEtelecinco.es
El beneficio de esta práctica es doble: por un lado reducen la morosidad y por otro incrementan su liquidez en un momento en el que no hay circulante y en el que un doble miedo está estrangulando los créditos: el temor al estado de saneamiento de los competidores, que ha hecho que se reduzcan los préstamos interbancarios, y el miedo a que el prestatario no pague las cuotas, lo que está llevando a que las entidades opten por no prestar en lugar de coger los fondos puestos a su disposición por el Estado.
La mayoría de las viviendas con las que se están quedando como pago las entidades financieras son inmuebles procedentes de promotores incapaces de abordar el pago de las hipotecas. Ante este proceso, que va en aumento, muchas cajas de ahorros catalanas han recuperado la faceta inmobiliaria que ya tuvieron en crisis anteriores. Las viviendas que sacan a la venta están muy por debajo del precio de tasación.  LA