Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vodafone y Orange analizan la posibilidad de compartir 2.000 emplazamientos de redes móviles

Vodafone y Orange están estudiando la posibilidad de compartir 2.000 emplazamientos para antenas y equipos de telefonía móviles con el fin de ahorrar costes y para ello han solicitado a los proveedores de equipos presupuestos para analizar la rentabilidad económica de dicho acuerdo, según han confirmado a Europa Press en fuentes del mercado.
En concreto, el plan de las operadoras consiste en desmontar 1.000 emplazamientos cada una para coubicar posteriormente sus equipos en los emplazamientos de su rival, compartiendo así el alquiler de las torres, o costes de mantenimiento y seguridad.
Las fuentes han señalado, no obstante, que se trata todavía de un proyecto, a la espera de examinar las propuestas de los suministradores, tal y como publica este jueves el diario 'Expansión'.
El propósito del proyecto entre Vodafone y Orange, que ya mantienen una alianza en el segmento fijo con su plan de despliegue conjunto de fibra, es tener una red más eficiente en el móvil, ya que con menos costes mantendrían el mismo número de emplazamientos, al compartir los de su rival.
'Expansión' explica que, si bien el acuerdo es "relativamente limitado, ya que Vodafone cuenta con unas 16.000 antenas instaladas, mientras que Orange dispone de cerca de 14.000, en caso de tener sentido económico podría ampliarse "sustancialmente" a más emplazamientos.
El segundo y tercer operador de móvil en España mantienen ya acuerdos de compartición en zonas de menos de 25.000 habitantes, y en marzo del pasado año anunciaron un acuerdo para el despliegue conjunto de fibra en España, con el objetivo alcanzar 3 millones de hogares, oficinas y locales de negocio en 2015 y 6 millones de unidades inmobiliarias en 2017 con una inversión conjunta de unos 1.000 millones de euros.