Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Wall Street cede un 3,4 por ciento y cierra en el nivel más bajo desde 1997

La Bolsa de Nueva York cerró hoy con un descenso del 3,4 por ciento en el Dow Jones de Industriales, que se situó en niveles que no registraba desde 1997, a pesar de que Citigroup y Bank of America cerraron en positivo.
El Dow Jones retrocedió 250,89 puntos y se situó en 7.114,78 unidades, mientras que el Nasdaq bajó el 3,71 por ciento (53,51 puntos), hasta 1.387,72, y el selectivo S&P 500 perdió el 3,47 por ciento (26,72 puntos), para quedar en 743,33, el cierre más bajo desde el 11 de abril de 1997.
El mercado neoyorquino, que inició la sesión con una moderada tendencia al alza, se mantuvo en territorio negativo durante el resto de la jornada y en la última hora de negocios se aceleraron las ventas de activos, hasta dejar el Dow Jones de Industriales en el nivel más bajo desde el 7 de mayo de 1997.
Al contrario de lo que ocurrió en numerosas sesiones anteriores, las acciones de Citigroup y de Bank Of America se mantuvieron al alza y fueron las únicas que se revalorizaron hoy entre las 30 compañías estadounidenses con mayor capitalización bursátil.
Citigroup subió el 9,7 por ciento, hasta cerrar a 2,14 dólares, y Bank of America subió el 3,2 por ciento, hasta 3,91 dólares, mientras que American Express perdió el 6,3 por ciento y JPMorgan el dos por ciento.
Las acciones de otras empresas del Dow Jones como General Electric, Hewlett-Packard, Microsoft e Intel retrocedieron entre un cinco y un seis por ciento, mientras que las del fabricante de aluminio Alcoa y la química Du Pont se depreciaron más del siete por ciento.
En los comienzos de la sesión parecía que los inversores se mostraban más confiados en una mejoría de la situación en que se encuentran los bancos, ante noticias de que el Gobierno podría ampliar hasta en un 40 por ciento su participación en Citigroup.
No obstante, el Gobierno de EE.UU. y las autoridades reguladoras reiteraron hoy que el sistema bancario debe seguir en manos privadas, una actitud que ya el viernes logró rescatar a los principales indicadores de Wall Street del abismo al que se precipitaban aquel día.
El Departamento del Tesoro y otras agencias federales reiteraron hoy su determinación para "preservar la viabilidad" de entidades financieras importantes para el sistema y aseguraron que el programa de ayuda a los bancos asume que estos "deben permanecer en manos privadas".
El Tesoro, la Reserva Federal, la Corporación Federal Aseguradora de Depósitos (FDIC, por su sigla en inglés) y otras entidades reguladoras suscribieron un comunicado en el que subrayan su intención de sostener a los mayores bancos con inyecciones de capital mediante la compra de acciones preferentes que pueden convertir en acciones comunes.
Los inversores también estuvieron pendientes en la última hora de negociación de la aseguradora American International Group (AIG), después de que la cadena financiera CNBC señaló, sin identificar sus fuentes, que la empresa negocia con el Gobierno la concesión de fondos adicionales a los ya recibidos.
CNBC también indicó que el lunes próximo podría informar de pérdidas trimestrales cercanas a los 60.000 millones de dólares, debido a amortización de activos.
Sus acciones se depreciaron hoy el 1,85 por ciento y cerraron a 53 centavos por título.
Los títulos del fabricante estadounidense se automóviles Ford, que por el momento no ha requerido de fondos públicos al contrario que sus rivales General Motors y Chrysler, se revalorizaron hoy el 9,5 por ciento, tras anunciar un acuerdo con el sindicato United Auto Workers (UAW) para modificar las contribuciones de la empresa al fondo de prestaciones médicas para empleados y jubilados.
El barril de petróleo de Texas se depreció hoy el cuatro por ciento y cerró a 38,44 dólares, mientras que los bonos de la deuda pública a diez años subieron de precio y su rentabilidad se situaba en el 2,7 por ciento.