Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero pide al G20 estar "a la altura" y estímulos fiscales para evitar una nueva recesión

Achaca la escalada del paro a cerca de cinco millones de desempleados a la crisis de deuda y confía en que el acuerdo sobre el euro sirva para "despejar" las dudas
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha confiado en que el G20, que se reúne la próxima semana en Cannes (Francia), esté "a la altura", por lo que pidió a los países emergentes y "a buena parte" de los desarrollados hacer un "esfuerzo" con estímulos fiscales para que la economía mundial "siga tirando" y se evite así el riesgo a una nueva recesión.
"El G20 salvó el sistema financiero, ahora tiene que actuar de nuevo y espero que pueda estar a la altura", aseguró Zapatero en una rueda de prensa en la XXI Cumbre Iberoamericana, quien antes había reclamado a estos países más estímulos fiscales, más consumo, más demanda y más inversión.
Para Zapatero, según concretó en la rueda de prensa de clausura de la cumbre, si las economías con "capacidad", como Alemania, impulsan estímulos fiscales se dará un "empujón" al crecimiento en la eurozona y se podrá afrontar "con mayor holgura" los problemas de deuda soberana.
"Es de interés general, y esto debe ser abordado en el G20 y debe haber una conciencia colectiva de que ese es el único camino de respuesta", defendió el presidente español.
A pesar de que el líder del Ejecutivo admitió que es la zona euro la que debe solventar la crisis de deuda soberana, esgrimió que la economía mundial "obliga" a esta coordinación de políticas para seguir creciendo. "Aunque sea lentamente", matizó.
ECONOMÍAS CON "CAPACIDAD" COMO ALEMANIA.
"La economía mundial sólo mantendrá el ritmo de crecimiento para crear empleo si las economías que pueden por sus condiciones hacen políticas de estímulo fiscal", explicó Zapatero.
Y es que el presidente del Gobierno aseguró que los cerca de cinco millones de parados que se alcanzaron en la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre, un dato que calificó de "muy malo", tienen una "causa cercana" en la fase de agudización de la crisis derivada de los problemas del euro.
"Siempre que hemos tenido un momento de tensión en los mercados de deuda se produce una paralización de un crecimiento que era lento", justificó, para más tarde desear que el acuerdo sobre el euro del pasado miércoles sirva para "despejar" las dudas de la zona euro y así se restaure la confianza.
"PROFUNDA" PREOCUPACIÓN POR EL PARO.
Zapatero asumió sin ambages ser "el principal responsable" de la escalada del paro y manifestó su "profunda preocupación" por la "zozobra y angustia" de los desempleados, si bien quiso dejar claro que la "vuelta atrás" en la salida de la crisis producida en julio y agosto no se debió a "factores internos".
"No habrá recuperación del crecimiento y empleo si no logramos la estabilidad en la zona euro, en los mercados, en la deuda soberana, eso va a depender del efecto del acuerdo (sobre el euro) y de la reunión del G20", enfatizó el presidente.