Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los acreedores de Pescanova pueden adherirse al convenio desde este viernes

Los acreedores de Pescanova que lo deseen podrán presentar sus adhesiones a la propuesta de convenio, presentada por el consorcio Luxempart y Damm, desde este viernes hasta el el próximo 14 de abril, pudiendo verificarse las mismas por escrito hasta las 15.00 horas del día siguiente, según ha informado el juzgado de lo Mercantil número uno de Pontevedra.
En concreto, dicho organismo judicial ha recibido este viernes el informe de la administración concursal de evaluación de la propuesta de convenio de la firma gallega, que no cuenta con el beneplácito de la banca y que debe conseguir el apoyo del 51% de los acreedores.
Así, la banca atrapada en Pescanova ha presentado en paralelo su propuesta para reflotar la compañía, con una inyección de capital de 115 millones de euros y la capitalización de unos 2.000 millones de euros de deuda, lo que supondría una quita inferior al 70%, según han informado a Europa Press en fuentes conocedoras de la situación de la pesquera.
El objetivo de la banca es recuperar un tercio del pasivo de Pescanova, es decir unos 1.000 millones de euros, cifra que Damm rebajó a 700 millones de euros, y tomar las riendas de la pesquera para darle continuidad de la mano de un socio industrial, para lo que se encuentra inmersa en negociaciones, o con el nombramiento de un consejero delegado, entre los que se barajan nombres como el del administrador concursal Senén Touza, cargo que podría asumir una vez levantado el concurso.
De esta forma, la banca acreedora se desmarca totalmente de la propuesta de convenio del consorcio Damm y Luxempart y se mantiene a la espera para entrar en escena si finalmente la oferta liderada por los Carceller no consigue el 51% del respaldo de los acreedores y se llega a la liquidación.
En concreto, el plan de rescate de la banca, que ya ha sido presentado al administrador concursal Deloitte, contempla además un aval por valor de 1.000 millones de deuda sénior, el mantenimiento de las líneas de circulante y la reestructuración del pasivo de las filiales españolas para evitar su entrada en concurso de acreedores.
Por su parte, el consorcio integrado por Damm y Luxempart ya ha advertido a la banca acreedora de que un convenio de asunción en Pescanova, en un posible escenario de liquidación, conllevaría problemas fiscales y hacer frente a litigios de los accionistas minoritarios.
"Potenciales esquemas de liquidación de Pescanova a través del convenio, aunque se articulen mediante el denominado convenio de asunción, amén de problemáticas fiscales, invitarían a la litigación por parte de los accionistas minoritarios, especialmente cuando ésta, además, está sujeta a un particular escrutinio al tratarse de una sociedad que cotiza en Bolsa", avisa el consorcio.
El denominado convenio de asunción es una solución intermedia y está configurado con la intención de evitar la destrucción de la red empresarial mediante el mantenimiento de la actividad industrial, donde un tercero asume la posición del deudor y cuyo objetivo sería refundar la compañía.
En su plan, Damm y Lxeumpart señalan que la empresa puede tener "importantes necesidades de financiación", que se estiman en aproximadamente 150 millones de euros, al tiempo que también se llevará a cabo una reorganización societaria, con la solicitud de concursos exprés para sus filiales españolas conexos con el de la matriz para que la "financiación pueda volver a fluir".