Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La actividad de la eurozona marca en abril máximos de 35 meses y sugiere que la recuperación gana fuerza

La actividad del sector privado de la zona euro ha alcanzado en abril su nivel más alto en los últimos 35 meses, lo que sugiere una aceleración del crecimiento de la región en el segundo trimestre, después de que el avance del indicador PMI compuesto de la eurozona haya alcanzado los 54 puntos, frente a los 53,1 del mes anterior.
En concreto, el dato correspondiente al sector manufacturero subió hasta los 53,3 puntos desde los 53 de marzo, su mejor lectura en 3 meses, mientras que el del sector servicios mejoró a 53,1 puntos, frente a los 52,2 del mes anterior, en máximos de 34 meses.
Una lectura del indicador PMI por encima de los 50 puntos básicos indica expansión de la actividad, mientras que un resultado inferior a dicho umbral implica contracción.
El repunte de la actividad en la zona euro se explica en gran medida por el vigor de Alemania, donde el indicador PMI compuesto subió a 56,3 puntos desde los 54,3 de marzo, su nivel más alto en dos meses, mientras que en Francia bajó a 50,5 puntos, frente a los 51,8 del mes anterior, si nivel más bajo en dos meses.
"La zona euro ha comenzado el segundo trimestre en una posición sólida", señaló Chris Williamson, economista jefe de Markit. "El índice PMI señala que el PIB se encuentra en vías de aumentar un 0,5% en el segundo trimestre, tras el incremento del 0,4% registrado en el primer trimestre", añadió.
Entre los elementos más destacables observados en abril, los analistas de Markit destacan que el incremento de los pedidos pendientes de las empresas permitió que estas volvieran a contratar, lo que ha elevado la creación de empleo en abril hasta su mejor nivel desde septiembre de 2011.
Por contra, Williamson subrayó que la caída de precios observada fue la mayor desde agosto del año pasado a pesar de la recuperación de la actividad comercial, por lo que aumentará el temor sobre la evolución de la inflación y puede provocar que "el BCE deba responder a la reciente apreciación del tipo de cambio con algo más que meras palabras".