Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 700 empresas españolas deberán adaptarse a la directiva sobre divulgación de información no financiera

Más de 700 empresas españolas deberán adaptarse a la directiva sobre divulgación de información no financiera que comenzará a aplicarse en 2017 y que exigirá dar publicidad al impacto medioambiental de la actividad de la compañía y a la manera en la que lucha contra la corrupción, entre otros temas.
Así lo ha avanzado la presidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Elvira Rodríguez, durante su participación en las Jornadas Transversa, en las que ha precisado que esta directiva deberá transferirse en todos los estados miembros de la Unión Europea antes del mes de mayo. "Es un paso muy relevante para la transparencia de la gestión empresarial y para la sociedad en su conjunto", ha añadido.
Rodríguez ha hecho hincapié en que la responsabilidad social tiene un impacto relevante en la gestión empresarial y ha recordado que la última reforma del Código de Buen Gobierno en España ya incluye aspectos relacionados con este tema.
Así, ha explicado que en octubre de 2013 se elevó al Gobierno una propuesta de reformas del Código con una serie de cambios defendidos por una comisión de expertos, algo que finalmente se incluyó en la Ley de Sociedades de Capital.
Por otra parte, en febrero de 2015 se publicó el nuevo Código Unificado de Buen Gobierno, que condensaba 25 principios y 64 consideraciones, un documento en el que también se incluía la RSC. "Una empresa bien gobernada necesita tener responsabilidad social", ha indicado Rodríguez.
La presidenta del supervisor ha destacado que con estas reformas España ha dado "un gran paso" que le ha permitido situarse "entre los países con mayor predisposición para hacer de la ética y la buena conducta de las compañías un principio fundamental".
Finalmente, ha advertido de la importancia de poner en práctica políticas de responsabilidad social, ya que los mercados de valores y los inversores cada vez prestan más atención al impacto de la compañía en la sociedad.