Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las apuestas bajistas sobre BBVA se reducen al 0,30% del capital en dos semanas

Las apuestas bajistas sobre los títulos de BBVA se han reducido al 0,30% desde el pasado 27 de julio y hasta el 10 de agosto con la prohibición de las ventas a corto ya en vigor en el Ibex 35, y sitúa el porcentaje de estas operaciones en el banco en el nivel más bajo del sector financiero español, según los datos de las entidades registrados en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
La CNMV decidió el pasado 23 de julio prohibir nuevas posiciones cortas durante tres meses, con posibilidad de prorrogar el veto en las acciones españolas si lo estima oportuno.
Los expertos consultados por Europa Press explicaron que estas operaciones registradas en el supervisor son las posiciones que las entidades mantienen abiertas y que se han comunicado con posterioridad al veto. En concreto, la entidad presidida por Francisco González cuenta con unos 91 millones de euros en ventas a corto, equivalentes al 0,30% del capital desde el 0,51% que representaban a 27 de julio.
Otro de los bancos que ha visto reducida las operaciones a corto en esas dos semanas ha sido Bankia, que ha pasado de un posición del 1,07% de su capital a 27 de julio al 0,76% con el que contaba el 10 de agosto. Así pues, el banco ahora nacionalizado contabiliza unos 18 millones de euros en estas operaciones si se utiliza el precio de la acción a cierre del 10 de agosto.
Este alivio en las ventas a corto podría explicar que las acciones de Bankia se dispararan un 74,3% entre el 27 de julio y el 10 de agosto, hasta alcanzar un precio por cada título de 1,213 euros. Por su parte, BBVA se revalorizó un 9,5% en esas dos semanas.
Sin embargo, las ventas a corto se mantienen en el 0,85% del capital de Santander, es decir, las apuestas bajistas representan 444 millones tomando como referencia el valor del banco a cierre del viernes pasado.
Los 'hedge funds' también mantuvieron inalterado el 5,96% de posiciones cortas a 27 de julio sobre Popular, mientras que las apuestas bajistas en Bankinter ascendieron al 6,16% de su capital a 10 de agosto. En Banesto estas operaciones se mantienen en el 0,53%, en tanto que en Sabadell permanecen en el 3,08%.
Las ventas a corto consisten en tomar prestadas unas acciones para venderlas y posteriormente recomprarlas a un precio inferior en el mercado, con lo que el intermediario se embolsa la diferencia. Es decir, el prestatario confía en que el valor que adquiere prestado describa una tendencia a la baja hasta el momento en el que se cumpla el plazo pactado de devolución.
Precisamente la CNMV justificó el veto a las ventas a corto en la "situación de extrema volatilidad" que atraviesan los mercados de valores europeos, ya que consideró que podría perturbar su "ordenado funcionamiento y afectar al normal desenvolvimiento" de la actividad financiera.