Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las aseguradoras ven los nuevos requerimientos de capital como el principal riesgo al que han de enfrentarse

Las compañías de seguros apuntan a las nuevas iniciativas legislativas en materia de requerimientos de capital como el mayor riesgo al que deberán enfrentarse en los próximos años, según la encuesta Insurance Banana Skins 2013, elaborada por PwC y The Centre for the Study of Financial Innovation.
Los encuestados españoles se muestran especialmente inquietos en relación a los costes asociados a esta nueva regulación y, sobre todo, por las mayores exigencias de capital para el sector.
En este sentido, la disponibilidad de capital se sitúa como la cuarta preocupación más relevante de la industria española. Si bien coincide de forma general en el adecuado nivel de capitalización del sector español, se incide en que Solvencia II podría tensionar las cuentas de sus compañías y afectar a la rentabilidad del sector.
Junto a la nueva regulación, las aseguradoras españolas también ven un riesgo en los productos de ahorro garantizados a largo plazo, donde la cobertura activo-pasivo es cada día más compleja, así como la situación macroeconómica.
Entre aquellos riesgos y amenazas que son menos percibidos por las aseguradores españolas y más por las multinacionales destacan las catástrofes naturales. Las compañías nacionales lo sitúan en el puesto número 12, siete posiciones por debajo de las mundiales, que está muy afectado por la figura que desempeña el Consorcio de Compensación de Seguros en nuestro país.
Otra diferencia importante está en lo relativo a la calidad del "management" de las compañías: en España ocupa la parte baja de la tabla y en el mundo se encuentra dentro del 'top ten'. Las principales cuestiones en este punto son la visión cortoplacista, la fijación de bonus y la calidad del talento disponible.
La encuesta también señala que las aseguradoras españolas deberán transformar su negocio en los próximos años para hacer frente a las nuevas oportunidades y riesgos derivados de la innovación.
En concreto, las nuevas amenazas están relacionadas con la velocidad con la que las compañías adoptan nuevas técnicas y metodologías para, por ejemplo, analizar, a través de los canales digitales, los datos de los consumidores permitiendo optimizar la gestión de riesgos.
Según PwC, este proceso de transformación en los modelos de negocio supone un cambio en el paradigma en relación a la forma en que se comercializan los productos de seguro desde una perspectiva multicanal, los servicios/coberturas que se agregan al aseguramiento de riesgos y la manera de relacionarse con el cliente bajo un concepto de focalización y excelencia en el servicio.
LAS ESPAÑOLAS, LAS MEJOR PREPARADAS
Un año más, el informe recoge un índice que refleja cómo de preparadas están las aseguradoras para afrontar con garantías sus principales riesgos. En este campo, las empresas españolas obtienen una mayor puntuación que sus homólogas mundiales: el índice español se sitúa en un 3,55 (siendo 1 'muy mal preparadas' y 5 'excelentemente preparadas'), muy por encima de la media mundial (2,95).
Sin embargo, varios participantes puntualizaron que existen diferencias entre las compañías de menor tamaño y las multinacionales, con grandes capacidades, que están bien preparadas para afrontar los riesgos.