Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un 50% de las pymes y autónomos españoles creen que sus beneficios caerán el próximo año

Un 50% de las pequeñas y medianas empresas (pymes) y autónomos españoles considera que sus beneficios caerán en los próximos 12 meses, frente a un 13% que creen que mejorarán y un 37% que espera que se mantengan, según una encuesta internacional realizada por Ipsos para Axa.
Estas perspectivas se producen tras un año de reducción de beneficios. Así, el 83% de los encuestados asegura haber reducido sus beneficios en los últimos meses, frente a un 4% que los mejoraron y un 13% que los mantuvieron.
En cuanto al volumen de negocio, a pesar de que el 77% de ellos vio empeorar sus ingresos en los últimos meses, solo el 41% espera que la situación continúe empeorando este año, mientras que un 21% prevé que mejore y un 38% que se mantenga.
En lo que a la situación laboral se refiere, el 26% de los encuestados reconoce haberse visto obligado a reducir sus plantillas, pero solo el 15% espera seguir haciéndolo en 2014, mientras que un 7% prevé aumentarla y un 78% mantenerla el próximo año.
La encuesta refleja además que el sector exterior sigue siendo una "asignatura pendiente". Así, el 90% de pymes y autónomos españoles asegura no haber vendido fuera de las fronteras nacionales en los últimos meses y tampoco tiene previsión de hacerlo en el corto plazo. Asimismo, un 96% descartan la apertura de negocios en otro mercados que no sean el nacional.
Para el director de Empresas de Axa, Kristof Vanooteghem, la encuesta refleja el "moderado" optimismo que está empezando a impregnar al tejido empresarial español. "Los indicadores generales de negocio inducen a pensar que las empresas habrían tocado fondo, y cada vez son más las que esperan una mejora del volumen de negocio, de los beneficios y de la destrucción de empleo", ha asegurado Vanooteghem.