Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las bolsas chinas vuelven a cerrar antes de hora al superar el 7% de caída

Las acciones de China cayeron un 7% el jueves tras menos de media hora de negociación, lo que activó por segunda vez en lo que va de semana el mecanismo automático de suspensión de las operaciones.
De este modo, los mercados de Shanghái y Shenzhen han cerrado durante el resto del día. El índice CSI300 se hundió un 7,2% a 3.284,74 puntos, mientras que el índice Shanghai Composite cayó un 7,3% a 3.115,89 puntos.
Por su parte, el índice Nikkei de la Bolsa de Japón perdía un 1,8%.
La presión vendedora sobre las acciones aumentó en línea con una depreciación del yuan que tocó su menor nivel desde febrero de 2011.
China aceleró el jueves la devaluación del yuan, provocando fuertes movimientos bajistas de las monedas de la región asiática y de los mercados bursátiles, ante el temor de que China esté comenzando una guerra comercial contra sus competidores.
El Banco Popular China sorprendió de nuevo a los mercados al fijar el punto medio de su tasa cambiaria en 6,5646 yuanes por dólar, el nivel más bajo desde marzo de 2011.
La cotización cayó un 0,5% frente al día anterior y fue la más baja diaria desde finales de agosto, cuando un abrupto descenso de un 2%también sacudió a los mercados.
El impacto se sintió inmediatamente en las monedas de la región de Asia Pacífico, como el dólar australiano, que cayó medio centavo de dólar estadounidense en un abrir y cerrar de ojos.
Una depreciación continua del yuan pone presión para que otras economías asiáticas devalúen sus monedas y así puedan mantenerse competitivas frente al enorme poderío exportador de China.
Además, hace que las materias primas que cotizan en dólares sean más caras para los compradores chinos, lo que puede debilitar la demanda y presionar aún más a los precios de recursos naturales en una reacción en cadena.