Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los camioneros piden un nuevo plan de descuentos para dejar las carreteras y desviarse a autopistas

Los camioneros han reclamado al Ministerio de Fomento que ponga en marcha una nueva edición del plan de descuentos de los peajes para este tipo de vehículos, con el fin de incentivarles a dejar las carreteras y a desviar su trayecto por las autopistas.
Así se lo trasladó el Comité Nacional del Transporte, el organismo que representa a todas las patronales del sector, al Departamento que dirige en funciones Ana Pastor en una reunión mantenida este miércoles.
En el encuentro, los camioneros instaron a Fomento a que reedite el plan sin esperar a la formación del nuevo Ejecutivo, argumentando que ya cuenta con una partida de 10 millones de euros para este fin en sus Presupuestos de 2016.
Además, los transportistas apelaron a las "ventajas" que la medida presenta en cuanto a descongestión de tráfico de las carreteras nacionales y a la consiguiente mejora de la seguridad vial, según informó Fenadismer en un comunicado.
El pasado año, Fomento, tras un acuerdo con los transportistas, puso en marcha un plan piloto para desviar camiones a las autopistas a cambio de obtener descuentos en los peajes. El programa se aplicó en seis tramos de carreteras y se desarrolló entre los meses de julio y noviembre.
Según las patronales del transporte, el proyecto supuso un incremento del 20% en el tráfico de camiones por las autopistas durante esos meses, lo que supone que 220.000 camiones optaron por dejar la carretera nacional desviar su trayecto por una vía de pago.
Por todo ello, los camioneros consideran "muy positivo" mantener los incentivos al uso de las autopistas por parte de los camioneros, por el "insignificante" coste económico que supone para el Estado y las "indudables ventajas que aporta para la descongestión de las carreteras nacionales y la mejora de la seguridad vial".