Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La cementera suiza Holcim gana un 6,6% más hasta junio, a pesar de la crisis en España e Italia

Espera un repunte de la demanda en los mercados emergentes y cierta mejora en Norteamérica, mientras que seguirá bajando en Europa
El grupo cementero suizo Holcim obtuvo un beneficio neto de 624 millones de francos suizos (520 millones de euros) en los seis primeros meses del año, lo que representa una mejora del 6,6% respecto al mismo periodo de 2011, a pesar de que las cuentas de la compañía sufrieron el impacto de la situación en Grecia, Italia o España.
La cifra de negocio de la segunda mayor cementera a nivel mundial se situó en 10.357 millones de francos (8.630 millones de euros), un 2,1% más, mientras que las ventas de cemento alcanzaron aumentaron un 4,4%, hasta 74 millones de toneladas.
En concreto, la facturación de Holcim se incrementó un 8,2% en el área Asia-Pacífico y un 12,9% en Norteamérica, mientras que Latinoamérica elevó un 3,9% sus ingresos. Por contra, en Europa su facturación disminuyó un 9,2%.
En el segundo trimestre, Holcim onbtuvo un beneficio neto de 379 millones de francos (316 millones de euros), lo que representa un avance del 9,2% respecto al mismo periodo del año anterior, mientras que sus ventas aumentaron un 2%, hasta los 5.597 millones de francos (4.664 millones de euros).
"Los mayores volúmenes de ventas y precios, así como las medidas de reducción de costes, permitieron a Holcim incrementar su resultado bruto operativo a pesar de los costes de reestructuración en algunos mercados", explicó la multinacional, que asumió un impacto de 37 millones de francos sizos (31 millones de euros) por la reestructuración de sus actividades en España, Reino Unido, Brasil y México.
"Las dificultades financieras en países como Grecia, España e Italia continúan lastrando al euro y la evolución de numerosos países", indicó la empresa, recordando que muchos gobiernos persiguen planes de consolidación fiscal y numerosas empresas se han visto forzadas a posponer importantes inversiones en construcción.
En el caso de España, Holcim señaló que "la recesión persisitió y la demanda de materiales de construcción sigió disminuyendo", a pesar de lo cual la filial española del Grupo vendió algo más de cemento.
De cara al conjunto del ejercicio, la cementera helvética espera que la demanda de materiales de construcción crezca en los mercados emergentes de Asia y Latinoamérica, así como en Rusia y Azerbaiyán, mientras que en Norteamérica deberían batir las anteriores previsiones, y se prevé un descenso en Europa.