Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El aumento de la confianza y los bajos tipos de interés aumentaron la demanda de hipotecas hasta diciembre

El incremento de la confianza de los consumidores, el descenso de los tipos de interés y la mejora de las perspectivas relativas al mercado de la vivienda contribuyeron al crecimiento de la demanda de préstamos por parte de los hogares para la adquisición de vivienda en el cuarto trimestre de 2015.
Según consta en la 'Encuesta sobre préstamos bancarios en España: enero de 2016' publicada este miércoles por el Banco de España, los criterios de concesión de préstamos para vivienda se mantuvieron "inalterados" en España hasta diciembre, tras haberse relajado "ligeramente" en el trimestre previo.
El informe pone de manifiesto que el aumento de la competencia procedente de otras entidades y la mayor financiación con recursos propios habrían perjudicado al crecimiento de esta demanda, pese a que las condiciones generales de los créditos se suavizaron.
En general, en el segundo semestre de 2015 las medidas regulatorias y supervisoras relacionadas con el capital y la liquidez "habrían favorecido una cierta relajación de los criterios de concesión de préstamos aplicados a las pymes y no habrían influido en los del resto de segmentos".
Los principales factores que habrían contribuido a expandir la oferta de créditos fueron el aumento de las presiones competitivas entre entidades y, en menor medida, la mejora de las expectativas sobre la actividad económica en general y la mayor solvencia de ciertos sectores o empresas.
PYMES Y PRÉSTAMOS AL CONSUMO
Las solicitudes de financiación por parte de las pymes avanzaron en el cuarto trimestre de 2015 gracias al aumento de existencias y del capital circulante, al descenso del nivel general de los tipos de interés y al crecimiento de las inversiones en capital fijo. El incremento de la financiación interna de las empresas y la mayor emisión de valores de renta fija habrían tenido el efecto contrario.
Por otra parte, la demanda de préstamos a hogares para consumo y otros fines siguió creciendo en España como resultado del incremento del gasto de bienes duraderos, de la mejora de la confianza de los consumidores y de la disminución de los tipos de interés.
En este punto, la encuesta detalla que el aumento de las presiones competitivas podría haber favorecido criterios menos restrictivos, "pero su variación no fue suficiente para que las entidades cambiaran su política crediticia".
SIN CAMBIOS PARA EL FUTURO
De cara a este trimestre, las entidades españolas no esperan que varíen los criterios de aprobación de nuevos créditos en ninguno de los segmentos.
Como consecuencia de las medidas regulatorias y supervisoras, las entidades nacionales prevén que en la primera mitad del ejercicio se produzca una ligera disminución de su balance y de sus activos ponderados por riesgo. Estas medias conllevarían, además, un aumento del nivel de capital.
Sin embargo, los bancos consideran que estas actuaciones no tendrán ninguna repercusión en los criterios de concesión de préstamos, salvo en los destinados a pymes, que se relajarían ligeramente. "El impacto sobre los márgenes sería nulo en todos los segmentos en España", según el informe.