Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La confianza de los consumidores y los empresarios europeos marca un nuevo mínimo

La confianza de los consumidores y empresarios siguió cayendo en febrero, tanto en la UE como en la zona del euro, hasta marcar nuevos mínimos históricos, informó hoy la Comisión Europea.
El Indicador de Sentimiento Económico (ISE) que elabora el ejecutivo comunitario retrocedió 2,2 puntos en la UE y 1,8 puntos en los países de la moneda única, hasta quedar en 61 y 65,4 puntos, respectivamente.
En España, tras el repunte de enero, la confianza volvió a descender en febrero, en 2,2 puntos, lo que llevó el indicador hasta 67 puntos, ligeramente por encima del mínimo histórico registrado en diciembre pasado (66,7 puntos).
La confianza cayó en prácticamente todos los Estados miembros, pero destaca el deterioro registrado en Polonia (-8,2 puntos), Holanda (-6,7), Reino Unido (-3,8) y España, mientras que en Alemania (-1,2), Francia (-0,6) e Italia (-0,3) el retroceso fue más moderado.
Bruselas también difundió hoy el Indicador de Clima Empresarial (ICE) para la zona del euro, que registró una nueva bajada en febrero, hasta establecer un nuevo suelo en la serie histórica que se inició en 1985.
En cuanto al ISE, la Comisión explica que el descenso de febrero fue resultado del empeoramiento de la confianza en todos los sectores, excepto el comercio minorista, donde mejoró ligeramente (1 punto) tanto en la UE como en la eurozona.
La industria fue el sector donde más disminuyó la confianza (-4 puntos en los Veintisiete y -3 en el área del euro), mientras que en la construcción descendió 2 puntos en ambas zonas.
La confianza tanto en los servicios como de los consumidores bajó 1 punto en la UE y, en la eurozona, su retroceso fue de 1 y 2 puntos, respectivamente.
En España, la confianza cayó significativamente en la industria (-4 puntos) y la construcción (-3), y entre los consumidores (-3).
En los servicios bajó también ligeramente (-1) y no varió en el comercio minorista.
En el conjunto de la UE y la eurozona, las expectativas de creación de empleo registraron un brusco descenso tanto en la industria como en los servicios, lo que provocó un significativo aumento de las expectativas de desempleo de los consumidores.
En cuanto a los precios, tanto las expectativas de los empresarios como los consumidores se estabilizaron, interrumpiendo la senda decreciente iniciada en verano de 2008.
También en España retrocedieron las perspectivas de empleo, en línea con la media comunitaria
El indicador de confianza del sector financiero -que no está incluido en el ISE- se mantuvo sin cambios en la UE y mejoró en los países de la moneda única (4 puntos más), aunque no lo suficiente para compensar las fuertes caídas registradas en enero en ambas zonas.
Esta evolución refleja el importante retroceso en las evaluaciones de los directivos tanto de la situación del negocio como de la demanda de sus servicios los tres últimos meses.
No obstante, sus expectativas de demanda para los próximos tres meses mejoraron de manera clara.