Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las escuelas de negocio consideran positiva la EPA, pero advierten de la temporalidad y un gobierno inestable

La profesora de Dirección de Personas y Organización de Esade Business & Law School, Àngels Valls, ha afirmado que "la mejora cuantitativa se consolida, pero no lo hace la cualitativa", ya que "el descenso interanual del 3% de la ocupación viene de la mano, en un 64%, del trabajo temporal, y en un 80% del sector de los servicios", y ha advertido de que la recuperación del empleo "se está apalancando en la temporalidad y los servicios".
Las escuelas de negocio Esade e IESE han valorado positivamente los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al último trimestre de 2015, hecha pública este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE), pero han advertido del "apalancamiento en la temporalidad", así como de la necesidad de tener "un gobierno estable".
El sector servicios, junto al de la agricultura, vivió el pasado trimestre un aumento de la ocupación que "no se caracteriza por el empleo de calidad" o por la jornada completa. "Es más, creo que estamos asistiendo a otro fenómeno: la consolidación del tiempo parcial, algo que cada vez va ganando más peso en nuestro mercado y que es menos residual", ha añadido.
En su opinión, esta característica del nuevo escenario laboral puede explicar la novedad detectada en esta EPA de que gran parte del incremento de la ocupación se ha dado entre el colectivo femenino, "y puede que este tipo de contratos sean los que más están buscando". Independientemente de ello, la profesora de ESADE ha insistido en que se debe analizar esta situación "con mayor profundidad", al igual que la caída en la ocupación dentro del sector de la industria, "que es la peor noticia".
En cuanto al paro y la actividad, Valls destaca que, aunque sea "positivo" el descenso que registra la EPA, todavía es "muy marginal" entre jóvenes y mayores, "y la tasa de actividad tampoco se comporta como debiera". La profesora ha advertido de que "el efecto llamada de un mercado laboral que se recupera todavía no está calando en la sociedad".
"La nueva población activa es eminentemente femenina. Algo está habiendo en el mercado que empieza a darle cabida", ha apuntado Valls, que se cuestiona si esto se debe al tipo de trabajo o al sector. "El que hasta hace poco era el mercado de trabajo secundario se está convirtiendo en tendencia. Puede que la recuperación venga de manos de la mujer", ha concluido.
IESE CONSIDERA QUE "NO SE PUEDE BAJAR LA GUARDIA"
Por su parte, el profesor del IESE Sandalio Gómez ha afirmado que los datos de esta EPA son "muy positivos" y ha advertido de que "no se puede bajar la guardia ni torcer el rumbo actual de la economía con propuestas que puedan frenar esta tendencia de crecimiento y de empleo".
Gómez ha indicado que la creación de empleo "pasa por el crecimiento económico, la confianza y la credibilidad de los ciudadanos y de los mercados", junto a un marco laboral "que permita a la empresa adaptarse a los cambios continuos que experimenta el entorno, con un crecimiento del 'empleo digno' como meta".
"Sin un gobierno estable con una mayoría suficiente y con las ideas claras de lo que debe hacer en los dos próximos años, resulta imposible consolidar lo alcanzado y además se corre el riesgo de echarlo por la borda", ha apuntado.
Gómez ha dicho que "el problema es que el punto de partida en el 2012 era tremendamente negativo y con un ritmo imparable de destrucción de empleo, lo que nos obliga a reflexionar sobre el campo de mejora que queda por recorrer, porque una tasa de paro de un 20% sigue siendo alta".
En su opinión, "no reconocer la bondad de estos datos es tan peligroso como creer que todo está hecho". "Estamos en una buena tendencia que hay que acelerar todo lo posible y evitar tentaciones que nos devuelvan al punto de partida, echando por la borda el esfuerzo realizado y los logros reales alcanzados", ha apuntado Gómez.
En relación con el empleo de salarios bajos, el profesor del IESE se ha cuestionado si "alguien puede pensar que en plena crisis y cierre de empresas es razonable que los salarios no hayan disminuido", ya que los sueldos "han tenido que adaptarse a la situación con un descenso o una congelación para salvar el mayor número de puestos de trabajo posibles".
"A la salida de una crisis tan fuerte, las empresas inician la contratación con un porcentaje de temporalidad que va disminuyendo en cuanto la situación económica se consolida", ha apuntado Gómez en relación con la temporalidad en el empleo. Según ha explicado, los contratos indefinidos "van en aumento de manera lenta pero constante" y los temporales "en su conjunto van disminuyendo".