Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El consumo de cigarrillos ilegales cae por tercer año consecutivo en España

Philip Morris alerta del aumento de la venta ilegal de picadura y hoja de tabaco por el auge de su venta por Internet
El consumo de cigarrillos ilegales en España cayó un 27% en 2016, lo que supone encadenar tres años de descensos, según se desprende de los datos del último informe Sun realizado por la consultora KPMG.
En concreto, los cigarrillos ilícitos en España han supuesto un 4,6% del consumo total en 2016, descendiendo un 27% respecto a la anterior edición, lo que le ha permitido volver a cifras que desde hace siete años no se recogistraban.
La consultora ha subrayado que este descenso se debe principalmente al esfuerzo y dedicación permanentes de Vigilancia Aduanera y de los Cuerpos y Fuerzas de seguridad del Estado, tanto en el control de fronteras, como por el éxito de las numerosas incautaciones que han realizado en los últimos años.
La responsable de estrategias y prevención del comercio ilícito en Philip Morris Spain, Yolanda Velasco, se ha congratulado de estos resultados. "Es importante ver que se consolida el descenso de comercio ilícito de cigarrillos por tercer año consecutivo", ha indicado.
Sin embargo, ha mostrado su preocupación por el auge de la venta de picadura y hoja de tabaco ilegal por Internet. "Pese a ello, y a tenor de las numerosas incautaciones realizadas el año pasado, nos preocupa enormemente el aumento de la venta ilegal de picadura y hoja de tabaco, facilitado por el auge de su venta por Internet y la facilidad con que se envía a través de empresas de mensajería", ha señalado.
Velasco ha recordado que Philip Morris desde 2015 ha puesto un "foco especial" contra la venta ilegal de picadura en todas sus acciones de concienciación, con particular atención en las zonas especialmente afectadas como Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha y Comunidad Valenciana, entre otras.
PROGRAMAS DE CONCIENCIACIÓN PARA EL CONSUMIDOR
Por otro lado, la multinacional ha destacado que dentro de su plan estratégico anti-ilícito contempla la puesta en marcha de amplios programas informativos y de concienciación.
De esta forma, más de 2.000 agentes de las zonas más afectadas han pasado en los últimos cuatro años por las jornadas técnicas que tratan sobre las causas del problema, tipologías de comercio ilícito, modus operandi de las redes mafiosas, metodología de distinción de producto ilegal, entre otros aspectos.
La tabaquera ha realizado una importante apuesta junto con la Unión de Estanqueros en la implementación de campañas de concienciación en los estancos de Extremadura y Andalucía dirigidas a que el consumidor conozca la realidad que se encuentra tras el comercio ilícito de tabaco, como por ejemplo, la pérdida de 1.000 millones anuales de recaudación que se traduce en perdida de inversión local o el acceso a tabaco ilegal a menores.