Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El gran consumo creció un 1,7% en 2015, el mejor resultado en siete años, según Nielsen

Los españoles se gastaron 71.000 millones el año pasado en cubrir sus necesidades de alimentación, cuidado del hogar y personal
El gran consumo creció un 1,7% en 2015, el mejor resultado en siete años, según el informe 'Nielsen 360', elaborado por la consultora Nielsen con el objetivo de ofrecer una completa radiografía del perfil del consumidor y la distribución en España.
En total, los españoles se gastaron 71.000 millones de euros el año pasado en cubrir sus necesidades de alimentación, cuidado del hogar y personal, de los cuales 21.000 millones corresponden a productos frescos.
Este crecimiento se produce incluso en un escenario sin deflación, al contrario de lo que ocurrió en 2014, en tanto los precios crecieron un 0,7%, subida de la que es gran parte responsable el aceite de oliva. De hecho, si se excluye este producto, la inflación de la cesta de la compra hubiera sido del 0,3%.
Por su parte, el volumen de kilos y litros adquiridos por los españoles para llevar a sus neveras y despensas fue un 1% más que el año anterior. Son, por tanto, según se desprende del informe, cestas de la compra más llenas con precios estables que proporcionaron un crecimiento al sector que durante la crisis solo registró una evolución parecida en 2011, del orden del 1,5%.
En ello ha tenido mucho que ver la mejora de confianza de los españoles, que, según los datos de Nielsen, creció nueve puntos en 2015 con respecto al año anterior, impulsada por una cierta recuperación del empleo por un lado, con 700.000 desempleados menos que un año atrás, y por otro lado por las mejoras de renta, con cifras como el Euríbor en negativo y el carburante más barato, en torno al euro el litro.
PRODUCTOS FRESCOS.
Un año más, los productos frescos mantienen su protagonismo estelar en la cesta de la compra de los españoles. De hecho, crecieron el año pasado un 3,3%, a mejor ritmo que las categorías de envasado que mejoraron sus ventas un 2,4%.
No obstante, según qué categorías el comportamiento fue desigual. Así, frutas y verduras son las que están en mejor forma con incrementos del 9,8% y 8,1%, respectivamente. En cambio, la carne, que es el principal producto perecedero de la cesta de frescos, descendió en ventas un 0,3%.
A su vez, dentro de la alimentación envasada, los productos frescos fueron también los que mejor se comportaron, con un crecimiento del 3,1%. Este dato es ligeramente superior al global de la alimentación envasada (2,7%).
En cuanto al resto de categorías de la cesta de la compra, todas crecieron. En concreto, las bebidas incrementaron sus ventas un 2,1%, la droguería un 1,7% y la perfumería un 0,3%, aunque esta última afectada por una bajada de precios, por lo que su evolución fue más plana.
HOSTELERÍA TAMBIÉN SE RECUPERA.
Asimismo, según el informe, la mejora del clima de confianza, al mismo tiempo que las cifras récord de turismo y una climatología muy favorable, propiciaron que el consumo de bebidas en hostelería en los meses de verano (de junio a septiembre) creciera de media un 5,5%. Más notable aún es lo ocurrido en diciembre, cuando se consumió un 10,3% más de bebidas gracias a temperaturas más templadas de lo habitual.
El director general de Nielsen Iberia, Gustavo Núñez, ha subrayado que todas las secciones del supermercado crecieron el año pasado gracias a un entorno más optimista de consumo, por lo que el mercado muestra síntomas de recuperación sólidos.
Sin embargo, según ha advertido, existen algunos factores como la caída de la población en España, que se reducirá previsiblemente en un millón de personas en los próximos quince años, y ciertas incertidumbres políticas y económicas, que pueden ensombrecer el escenario, aunque la cesta de la compra es menos permeable a estos vaivenes que otros sectores como la automoción.
"Uno no deja de comer por la incertidumbre del país, pero sí pospone ciertos gastos como comprar un coche o renovar un electrodoméstico", ha resaltado.