Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La contratación de seguro agrario toca máximos históricos con un capital asegurado superior a 12.000 millones

La contratación de seguros agrarios alcanzó máximos históricos en 2015 con un capital asegurado que superó los 12.000 millones de euros, lo que supone un incremento de casi un 10% con respecto al ejercicio anterior, según ha constatado el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA).
El coste neto del seguro, por su parte, se elevó en un 13%, lo que refleja que no sólo se ha incrementado el capital asegurado, sino que se han suscrito seguros a un coste más elevado, es decir, que ofrecen mayores garantías.
El Ministerio ha destacado que estos datos definitivos de suscripción de seguros agrarios ponen de manifiesto que los agricultores españoles no sólo mantienen su confianza en el seguro agrario, sino que han respondido muy positivamente a la evolución favorable del contexto económico y financiero, con un considerable incremento de la contratación.
El presupuesto destinado por el Ministerio a la subvención al seguro agrario que se concede a través de ENESA, tras el ajuste del ejercicio 2013, se mantuvo estable en los últimos dos ejercicios, y se ha incrementado en más del 6% en el Plan de Seguros Agrarios Combinados actualmente vigente, hasta superar los 211 millones de euros.
TENDENCIA FAVORABLE 2016
Los datos provisionales de los primeros meses de 2016 apuntan, según el Ministerio, a un mantenimiento de esta tendencia favorable. Entre el 1 de enero y el 15 de abril de 2016 se han registrado incrementos con respecto a las cifras del año anterior, tanto en número de pólizas (2%) como del capital asegurado (19%) y del coste neto (23%).
El Ministerio ha señalado que, desde el punto de vista de la Administración, las ayudas al seguro agrario constituyen una de las formas más eficientes de emplear los fondos disponibles, ya que su carácter público-privado les confiere un efecto multiplicador. Por cada euro de dinero público que se invierte en subvencionar el Seguro, los agricultores reciben indemnizaciones por valor de 2,44 euros, que, además, se tramitan de forma mucho más ágil que las indemnizaciones públicas directas.