Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los controladores alertan de pérdidas millonarias para las aerolíneas con la nueva plataforma de Barajas

En el peor escenario, retrasos del 30%, podrían provocar pérdidas que rondaran los 100 millones de euros
La Asociación Profesional de Controles de Tránsito Aéreo (Aprocta) que agrupa al 70% del sector en España, advierte que la implantación del Servicio de Dirección de Plataforma en el aeropuerto de Madrid-Barajas el próximo 17 de noviembre sobrecargará de trabajo a los pilotos, no garantiza la seguridad de las operaciones y provocará perdidas millonarias a las aerolíneas que derivarán este coste a los usuarios.
El plan de Aena para sustituir a los controladores aéreos que guían a los aviones desde el parking hasta la cabecera de pista en el aeropuerto de Madrid-Barajas no ha sido bien recibido por parte de los controladores aéreos que advierten que la implantación del nuevo sistema provocaría "importantes perjuicios" al no quedar suficientemente garantizada la seguridad de las operaciones.
Además, advierten que las compañías aéreas serán las principales perjudicadas de este nuevo sistema ya que se verán afectadas por importantes retrasos y pérdidas que, en el peor de los escenarios, se calculan en unos 100 millones de euros, si se produce un 30% de retrasos, con el consiguiente perjuicio para los usuarios.
El presidente de la Asociación, Jesús Gómez Lera, y el portavoz de la misma, Fernando Marian, han lamentado la precipitada aprobación de esta normativa que, además de suponer una rebaja en la calidad del servicio, elimina "la garantía de seguridad que un servicio de control proporciona".
El pasado lunes, el Tribunal Supremo rechazó la suspensión cautelarísima del Real Decreto que regula el servicio, aunque admitió a trámite la denuncia interpuesta por Aprocta y concede diez días al Abogado del Estado para que, en representación de la Administración del Estado, presente la información solicitada.
Aena creará la figura del 'operador de rodadura' y sustituirá a los 12 controladores que realizan el servicio de dirección de plataforma en Barajas por otras 24 personas que han sido entrenadas para el guiado de aeronaves que aterrizan o se dirigen a la terminal.
El nuevo personal que se hará cargo de este servicio no son controladores, sino trabajadores de Ineco. Según Aprocta, están recibiendo "con urgencia" un curso de pocas semanas de duración "sin ningún tipo de simulación práctica en la operación real".
LA COMPLEJIDAD DE LA T4.
La asociación justifica su reclamación en la normativa de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) donde se señala que "cuanto más compleja sea la disposición general de la plataforma, más completo es preciso que sea el servicio de dirección en la plataforma especialmente cuando hay calles de rodajes en la misma".
El plan que tenía intención de implantarse también en el aeropuerto de Barcelona - El Prat, se encuentra de momento paralizado en la ciudad condal. Aprocta denuncia que en Madrid se ha tenido mucha premura en publicarlo para que entre en vigor antes del 20 de noviembre, cuando son las próximas elecciones.
"El aeropuerto de Madrid-Barajas y sobre todo la T4 es una de las más complejas del mundo. Esta terminal mueve unos 25 millones de pasajeros al año, casi tanto como el aeropuerto de Paris Orly en su totalidad (25,2 millones) o Zurich (22,8 millones)", explicó el presidente de la Asociación.
En Europa, sólo hay un aeropuerto que dispone de estos operadores de rodadura. Se trata del aeródromo de Frankfurt, "precisamente uno de los que tienen mayor índices de retrasos, sobre todo en la parte de plataforma", según Aprocta.
Tomando como referencia los argumentos de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), la iniciativa de Aena provocaría importantes perjuicios, al no quedar suficientemente garantizada la seguridad de las operaciones en la plataforma. "Esto es especialmente importante en el caso de que se proyecten realizar operaciones en condiciones de visibilidad reducida", advierte Jesús Gómez.
Según la Asociación su preocupación no se refiere a las plantillas de controladores, sino a la degradación del servicio y que se dejará de dar un servicio de control para dar un servicio de asesoramiento.
"Además, entendemos que no se realiza por una cuestión de seguridad, puesto que en el año 2006, el Ministerio de Fomento, dirigido por Magdalena Álvarez, paralizo la propuesta argumentando que este servicio es prestado por los controladores fundamentalmente por motivos de seguridad", explicó el portavoz de la asociación.
LA SEGURIDAD ESTA GARANTIZADA.
Desde el gestor aeroportuario Aena que asegura que el servicio de plataforma de Barajas por el que sustituye a controladores aéreos por personal formado de la compañía Ineco se realizará con "total seguridad".
El ente público también garantizó que los 24 empleados que se han formado para realizar estas tareas han recibido la formación "por encima de lo que exige el Real Decreto", aseguró que se han realizado "todos los estudios de seguridad pertinentes" al respecto.
Para finalizar la asociación se refirió a la posibilidad de que muchos controladores estén alcanzando ya el máximo de horas anuales de trabajo que establece la legislación y aseguran que aunque "no hay datos al respecto", la situación no ha cambiado nada desde el año pasado.
Insisten en que faltan controladores en España y que no se han contratado ninguno, "con lo que es posible que se reproduzcan las dificultades para reprogramar", pero reconocen que el ente gestor ha realizado mejoras en el sistema y reprogramaciones para evitar problemas como los sucedidos durante el mes de diciembre del pasado año que obligó al Gobierno a cerrar el espacio aéreo y militarizar su control.