Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La crisis lleva a la inestabilidad social en China

El desempleo es el mayor reto al que se enfrenta el Gobierno de China. Foto: AP.telecinco.es
El alto desempleo, la desaceleración de la economía del país y el aumento de las diferencias entre ricos y pobres está provocando un enorme descontento en la población China. Por eso la cúpula del Gobierno chino ya se prepara para tomar la medidas necesarias que permitan frenar ese problema de inestabilidad social.
El Comité Central del Politburó del Partido Comunista de China (PCCh), la cúpula del Partido-Estado, mantuvo una reunión el pasado viernes en la que el presidente Hu Jintao dio las claves para el próximo año: promover el crecimiento económico, mantener la estabilidad social y la capacidad de gobierno del PCCh.
De forma paralela, el consejero de Estado Ma Kai reconoció que su Gobierno se enfrenta a problemas sociales. "Debemos dar una gran importancia a los nuevos problemas sociales ante la crisis internacional", señaló Ma Kai.
Por ello, el Gobierno central ya ha instado a que los "departamentos de cartas y peticiones", donde se reciben las quejas del pueblo, "suavicen la comunicación con el público a través de misivas y visitas y traten las peticiones legales con cuidado".
Algunos expertos del Gobierno están alertando del creciente riesgo de conflictos sociales como consecuencia del aumento del desempleo en China, un riesgo que hasta ahora el Ejecutivo ha tratado con mano dura, censura y una campaña de detención de disidentes y activistas iniciada antes de los Juegos Olímpicos.
El jueves, el Gobierno desveló los datos de crecimiento chino en 2008, con un 6,8 por ciento en el último trimestre que arrastró el promedio anual hasta un 9 por ciento, el más bajo desde 2001. El día anterior el Ministerio de Recursos Humanos estimaba que casi 10 millones de obreros provenientes del campo que trabajaban en las manufacturas han perdido su trabajo por el cierre de las plantas, a lo que hay que añadir otros 8 millones de desempleados en las zonas urbanas.
La tasa oficial de desempleo "urbano" a finales de 2008 se situó en un 4,2 por ciento, el nivel más alto desde 2003, y eso teniendo en cuenta que el cómputo no incluye a los 200 millones de campesinos que se desplazaron a las ciudades en busca de trabajo en las últimas décadas, que no aparecen registrados oficialmente. Según un estudio, si se incluye esa masa de inmigrantes, el índice real de paro en China se sitúa en la actualidad en un 9,4 por ciento.
Además del desempleo, la crisis está afectando a China con una desaceleración económica, un enorme riesgo de deflación en el actual trimestre y una cada vez mayor diferencia entre ricos y pobres.
Cerca del 10 por ciento de desempleo
MV