Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El crudo de Texas baja un 3,9% y cierra a 43,61 dólares el barril

El barril de crudo de Texas se depreció hoy un 3,9 por ciento y finalizó a 43,61 dólares en Nueva York, coincidiendo con un fortalecimiento del dólar y más datos que apuntan a un mayor deterioro del mercado laboral en Estados Unidos.
Al concluir la sesión en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de Petróleo Intermedio de Texas para entrega en abril recortaron 1,77 dólares al valor que tenían el miércoles, un día en el que se habían encarecido casi un 9 por ciento.
Los contratos de gasolina para entrega en abril rebajaron 7 centavos al precio anterior y terminaron a 1,31 dólares el galón (3,78 litros).
El gasóleo de calefacción para ese mismo mes se abarató 6 centavos y terminó la sesión a 1,15 dólares/galón.
Los contratos de gas natural para abril terminaron a 4,08 dólares por mil pies cúbicos, 26 centavos menos que el día anterior.
El descenso en el precio de ese combustible coincidió con la difusión de datos que reflejaron una merma en reservas de gas en la pasada semana en línea con lo que preveían los expertos.
Las existencias de gas natural bajaron en 102.000 millones de pies cúbicos y el total, de 1,79 billones, es un 17,7 por ciento superior a lo almacenado hace un año, según cálculos que difundió hoy la Agencia de Información de Energía (EIA, por su sigla en inglés), que es la división analítica del Departamento de Energía.
El precio del crudo de Texas mostró hoy una clara tendencia a la baja después de que quedaran sin respuesta las expectativas de un posible nuevo paquete de medidas para estimular el crecimiento de la economía de China, que es el segundo mayor consumidor de petróleo después de Estados Unidos.
El primer ministro chino, Wen Jiabao, reconoció hoy que su país "afronta dificultades económicas sin precedentes" y prometió un aumento significativo de la inversión estatal este año.
En Estados Unidos, mientras tanto, se agudiza la percepción de que el deterioro del mercado laboral se acelera, lo que podría mermar más la demanda de gasolina y de otros combustibles.
La pasada semana se tramitaron un total de 639.000 peticiones nuevas de subsidios por desempleo, 31.000 menos que la semana anterior y por debajo de lo que esperaban los economistas.
Sin embargo, la media en las últimas cuatro semanas subió a 641.750 peticiones, la cifra más alta desde octubre de 1982, mientras que se mantiene por encima de 5,1 millones las personas que reciben ayudas estatales por desempleo.
Los datos se conocen un día después de que se constatara también un fuerte descenso de la contratación en las empresas del sector privado de EE.UU. durante el mes de febrero, y en la víspera de que el Departamento de Trabajo difunda sus cálculos relativos a la evolución del mercado laboral en el mes pasado.
Los expertos prevén que la economía estadounidense perdió unos 650.000 empleos en febrero y que la tasa de paro subió al 7,9%, tres décimas más que en enero.
El abaratamiento del crudo coincidió hoy también con un fortalecimiento del dólar ante el euro y otras divisas, lo que encarece las compras de crudo y de otras materias primas que se negocian en dólares en los mercados internacionales.
Además, fue en paralelo al fuerte retroceso que registraba la Bolsa de Nueva York, algo que ya ha sucedido en otras sesiones recientes.