Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La cumbre "histórica" hace un llamamiento contra el proteccionismo

Zapatero califica de "positiva" la cumbre. Vídeo: ATLAStelecinco.es
En el comunicado final, los jefes de estado y de gobierno se comprometieron a no elevar las trabas al comercio y a la inversión en los próximos 12 meses.Además, se marcaron el fin de año como la meta para resolver los problemas más espinosos de las negociaciones en el seno de la Organización Mundial de Comercio (OMC).Ha habido declaraciones similares en el pasado, pero el contexto de la crisis las hace ahora más relevantes, porque esto fue precisamente lo que no ocurrió la última vez que el mundo sufrió una crisis financiera del calibre de la actual, cuando en octubre de 1929, la bolsa de Nueva York se derrumbó.
Cumbre histórica
 "Esta ha sido una cumbre histórica" al lograr que muchos países con intereses diversos se unieran y se pusieran de acuerdo en un plan, dijo Sarkozy en rueda de prensa al final de la cumbre del G-20, que analizó la reforma del sistema financiero. "Todos los países hicieron un llamamiento para el relanzamiento concertado" de la economía mundial. "Ese es el mensaje que estamos enviando a los mercados", dijo el líder galo, acompañado del presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso.
El presidente francés, que preside este semestre la Unión Europea (UE), insistió en que esta cumbre demuestra que "Europa tiene peso político" y destacó que "el mundo necesita una Europa fuerte". Sarkozy aseguró que Europa había mostrado una "completa unidad" durante el encuentro que arrancó con una cena de Estado el viernes en la Casa Blanca. El presidente francés propuso que la próxima cumbre del G20 se celebre en Londres, con motivo de la presidencia de turno de Gran Bretaña del G20. La próxima cumbre del G-20 debería de realizarse no más tarde del 30 de abril del 2009, según el comunicado final.
El mandatario francés de Francia se refirió al presidente de EEUU, George W. Bush, como "un socio leal, no siempre fácil, pero leal". Admitió que hubo desacuerdo con Bush durante el encuentro, pero incidió en que "no fue un gran drama, ese es el motivo por el que todos nosotros nos juntamos".
Otros líderes europeos como el británico Gordon Brown destacaron la importancia del acuerdo. "Es absolutamente claro que estamos intentando construir nuevas instituciones para el futuro", señaló Brown, un ardiente defensor de la reforma de organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) para que estos den más peso a los países emergentes.
La canciller alemana, Angela Merkel, insistió, por su parte, en que "si existe la voluntad política estaría bien si pudiéramos alcanzar un acuerdo sobre la ronda de Doha (de liberalización comercial) durante la actual administración estadounidense".
Valoración de Zapatero
Para Zapatero, la foto de familia de esta cumbre será recordada "como el momento a partir del cual cambiaron las cosas", cuando se puso orden donde había desorden y seguridad donde había desconfianza. En su opinión, ha quedado patente la voluntad de los países de coordinarse para remontar la crisis y volver a una senda de crecimiento.
 
KOD