Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El déficit por cuenta corriente de EE.UU. baja un 34,5% en el primer trimestre

El déficit en el intercambio de bienes mostró una reducción de más de 50.000 millones de dólares y se ubicó para los tres meses en 124.000 millones de dólares. EFE/Archivotelecinco.es
El déficit por cuenta corriente de Estados Unidos disminuyó un 34,5 por ciento en el primer trimestre y se ubicó en los 101.500 millones de dólares, el más bajo desde los últimos tres meses de 2001, informó hoy el Gobierno.
Los datos del Departamento de Comercio muestran que la recesión económica, iniciada en diciembre de 2007, ha contraído la demanda de petróleo y otros productos importados en Estados Unidos.
La balanza por cuenta corriente es la medida más amplia del intercambio comercial de un país, e incluye el comercio de bienes, servicios, y transferencias netas. En el cuarto trimestre de 2008 el déficit fue de 154.900 millones de dólares.
El Departamento de Comercio señaló que la mayor parte de la disminución en el déficit por cuenta corriente refleja el achicamiento del déficit en el intercambio de bienes, aunque "una disminución en las transferencias netas a extranjeros también contribuyó a reducir el déficit por cuenta corriente".
De todos modos, el saldo negativo en la balanza por cuenta corriente superó, de lejos, los 85.000 millones de dólares que había calculado la mayoría de los analistas.
El déficit en el intercambio de bienes mostró una reducción de más de 50.000 millones de dólares y se ubicó para los tres meses en 124.000 millones de dólares.
El déficit actual por cuenta corriente equivale a apenas el 2,9 por ciento del producto interior bruto (PIB) de Estados Unidos, y es el más bajo en 10 años, lo cual constituye uno de los pocos resultados positivos de la recesión económica.
En el cuarto trimestre de 2005 el déficit por cuenta corriente había alcanzado una cima de valor equivalente al 6,6 por ciento del PIB.
Los mercados recibieron el dato con agrado y de inmediato hubo un aumento en la cotización del dólar estadounidense.