Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El desempleo es la principal preocupación de los estadounidenses, según un sondeo

La preocupación por el desempleo se ha triplicado en Estados Unidos en el último año a causa de la recesión, que ya lleva 15 meses, según una encuesta que divulgó hoy la cadena de televisión CNN.
La encuesta, realizada por Opinion Research Corporation entre 1.019 estadounidenses del jueves al domingo pasados, encontró que el 36 por ciento de los entrevistados cree que el desempleo es el principal problema económico que afronta el país.
Esto indica que la preocupación por el empleo se ha triplicado desde la encuesta similar hecha en abril de 2008.
Después del desempleo, las principales preocupaciones de los estadounidenses son la inflación (20 por ciento), la crisis de las hipotecas (14 por ciento), el mercado de valores (14 por ciento) y los impuestos (11 por ciento).
En abril de 2008 la mayor preocupación era la tasa de inflación, impulsada por los altos precios de la gasolina, y la compartía el 47 por ciento de los encuestados.
Entonces "los estadounidenses se angustiaban por los precios de la gasolina", dijo el director de encuestas de CNN, Keating Holland.
"Ahora se angustian por el índice de desempleo y la preocupación creciente de que no hay buenos empleos disponibles", explicó.
En febrero pasado el índice de desempleo en Estados Unidos subió al 8,1 por ciento, el nivel más alto en 25 años.
Desde que comenzó la recesión en diciembre de 2007 se han perdido unos 4,5 millones de puestos de trabajo y oficialmente hay 12,5 millones de personas desempleadas.
La situación económica en general preocupa al 63 por ciento de los encuestados, la asistencia en salud al nueve por ciento, el déficit presupuestario al ocho por ciento y las guerras de Irak y Afganistán al siete por ciento.